Curiosidades

Descubren en hembras de delfines un clítoris «muy sensible a la estimulación táctil y probablemente funcional»

Las hembras de delfín mular (‘Tursiops truncatus’) cuentan con un clítoris similar al de las hembras de nuestra especie, descubrió un equipo de científicos estadounidenses.

Según se detalla en un artículo publicado este lunes en la revista Current Biology, el órgano fue detectado en 11 especímenes que fueron estudiados después de morir. La examinación incluía disección, tomografía en computadora y el análisis histológico. Como resultado de esos estudios, los biólogos confirmaron la presencia del tejido eréctil, así como de la túnica albugínea —envoltura fibrosa de ese tejido— y grandes nervios con muchas terminaciones libres.

«Nuestras observaciones sugieren que el clítoris de los delfines tiene espacios eréctiles bien desarrollados, es muy sensible a la estimulación táctil y probablemente sea funcional», señalan los autores del estudio. «Los corpúsculos genitales participan en la respuesta de placer sexual del clítoris humano y del glande del pene, y su presencia sugiere una función similar en el delfín», indican.

Asimismo, los investigadores precisan que, aunque el clítoris es identificable en hembras de todas las edades, se desarrolla plenamente en animales adultos, lo que sugiere que su «estado funcional [esté] asociado con la madurez sexual y la copulación».

«Evidencia para cerrar ese caso»

En un comentario a la revista New Scientist, la autora principal del estudio, Patricia Brennan, indicó que el comportamiento sexual de los delfines mulares corrobora la hipótesis de que el clítoris sí es funcional y sirve para dar placer a las hembras durante el apareamiento.

«Sabemos que los delfines tienen sexo todo el tiempo. Tienen sexo por razones sociales, no solo por reproducción. […] Se les ve teniendo sexo todo el año, incluso cuando las hembras no son receptivas, es decir, no están listas para quedar embarazadas y tener crías», señaló la bióloga y agregó: «Si buscan todas estas experiencias sexuales, es probable que se sientan bien».

De hecho, la evidencia de sexo entre delfines, aparentemente por placer, es tan abundante que Brennan se niega de reconocer que su estudio pueda redefinir ese aspecto de su vida social y «básicamente proporciona la evidencia morfológica que necesitamos para cerrar ese caso».

Y en cuanto al papel del clítoris en la evolución, la investigadora supone que «probablemente sea una buena idea […] porque hace que se busque sexo con más frecuencia».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba