Curiosidades

Un proyecto pionero compensará a los productores en la Amazonía que no deforesten sus tierras

Los productores rurales que conserven zonas de la Amazonía, que por ley se permiten deforestar, recibirán una recompensa económica a través de un proyecto pionero que busca mantener la floresta. 

En esta iniciativa, denominada Conserv, participan el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (IPAM), el Fondo de Defensa Medioambiental (EDF, por sus siglas en inglés) y el Centro de Investigación Climática Woodwell, estos dos últimos basados en EE.UU.

Después de tres años de estudio, se ha puesto en marcha un mecanismo privado de compensación, que cuenta con donaciones de los gobiernos de Noruega y Países Bajos.

Está previsto invertir 24 millones de reales (unos 4,3 millones de dólares al cambio actual) en tres años para pagar a los productores.

En un comunicado, el IPAM explicó que Conserv ya comenzó a operar en Mato Grosso y que, para el lanzamiento del proyecto, se ha conseguido la participación voluntaria de siete propiedades que suman 6.500 hectáreas. 

El objetivo del instituto es alcanzar en los próximos meses unos 30 contratos en diferentes municipios, lo que englobaría un total de 20.000 hectáreas. Los montos a pagar varían entre 200 y 400 reales (unos 36 y 72 dólares) por hectárea conservada anualmente, dependiendo cada una del tipo de propiedad, sus reservas de carbono, el agua o la conectividad con otras zonas verdes.

Según el Código Forestal, las propiedades rurales en la Amazonía tienen la obligación de preservar el 80 % de sus tierras. Con Conserv, lo que se espera es reducir «la presión de la deforestación en estas propiedades privadas, mientras reconoce el papel de los productores que conservan el bosque hasta el día de hoy», destacó Marcelo Stabile miembro de IPAM y coordinador del proyecto. 

La Amazonía registró en septiembre 32.017 focos de incendios, un incremento de 61 % frente a los 19.925 del mismo mes del año anterior, según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE). Muchos de estos incendios se producen por la quema de zonas deforestadas ilegalmente. 

Por su parte, las organizaciones medioambientales atribuyen el aumento de la deforestación y de los incendios a las políticas incentivadas por el presidente Jair Bolsonaro, que apuesta por la expansión de las actividades económicas en la región, en especial las agropecuarias.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba