Deportes

El Barça da el primer paso en el camino contra la maldición del campeón

Dicen los que saben de fútbol sala que el primer partido de un torneo de este tipo, es el más difícil de todos. Sobre todo, para equipos que son favoritos para ganar el torneo. En la Copa de España, Movistar Inter, ElPozo y Barcelona juegan en cuartos sin red. Perder es un fracaso. Ganar es un deber. Y eso siempre pesa. Y en este partido podría hacerlo porque jugaban el mejor y el peor, con lo que se cumplía dicha teoría.

Pero este Barça, en la Champions 2021, está obligado a derrumbar tópicos. Porque si quiere ser campeón tendrá que tumbar la imposibilidad de otros de lograr dos entorchados continentales de manera consecutiva. Slovan empezó valiente. Peric era el principal arma de un conjunto que, eso sí, concedía. Y cuando concedes a un equipo como el Barcelona, te mata.

Apareció Ferrao en el minuto nueve para poner el primero. Los azares del covid le permitieron estar en la anterior Copa de Europa y en esta quiere volver a ser clave. 1-0. Tener al mejor del mundo en tu plantel es casi salir al campo ganando. Los culés empezaban a imponerse. El cansancio del equipo esloveno hacía que la defensa no fuese tan intensa y los ataques culés se volvían más certeros. Sobre los pívots y en las transiciones. En una de esas acciones de ataque defensa, Aicardo sacó su puntera a relucir y su disparo besó las mallas de la portería.

Dyego golpea el balón
Dyego golpea el balónFCBfutbolsala

Los siguientes minutos fueron quizás algo más tranquilos y relajados, algo muy peligroso para el Barcelona. Cualquier balón parado, cualquier disparo lejano, un giro de Peric… Y por eso los de Andreu empezaron a buscar con más ahínco el tercero. A un minuto del descanso, lo tuvo Adolfo. Tras un robo en primera línea, el segundo mejor jugador del mundo, buscó picar por encima del guardameta la pelota, pero se le fue un pelín desviada.

La segunda mitad comenzaba con ritmo. El Barça quería imprimir una marcha más al partido y Dobovec quería meterse en él. El choque flotaba en esa sensación de que el Barça lo tenía controlado pero un gol podía cambiar la dinámica del duelo y apretarlo todo. Los elovenos peleaban, nunca mejor dicho. La permisividad arbitral dificultaba, como siempre, el juego de los de Andreu. Aunque parecían superiores. Pocas ocasiones en contra y alguna a favor. Sobre todo, una muy clara. Tras una buena jugada coral, Ferrao se quedó solo ante Puskar. Llevaba a Aicardo al lado y, quizás, por eso decidió hacer una vaselina que quedó en agua de borrajas.

A falta de cuatro minutos, Dobovec pidió tiempo muerto para colocar el portero jugador. Terreno para defender y para Adolfo. Si hubiera tenido que imaginar un guión el entrenador del equipo esloveno, podría haber sido perfectamente este. Vivo a tres minutos del final ante el campeón. Las cinco faltas eslovenas imposibilitaban agresividad máxima, así que el Barcelona se limitó a que el tiempo pasara. Sin sufrir y sin paradas de Didac, el tiempo se agotó y el Barça se clasificó. Ahora espera el Kairat. Que ya no es el Kairat de Higuita, porque no estará por sanción. Pero que volvió a demostrar que es un auténtico equipazo.

FICHA

BARÇA: Didac, Aicardo, Dyego, Ferrao, Marcenio. También jugaron: André Coelho, Daniel, Adolfo, Esquerdinha, Joselito y Ximbinha.

DOBOVEC: Puskar, Mordej, Peric, Turk, Matosevic. También jugaron: Kotnik, Ceh, Novak, Duscak (A), Gorinsek, Cesarec y Kotnic

ÁRBITROS: Ondrej Cerny (República Checa) y Gavor Kovacs (Hungría)

GOLES:1-0 8′ Ferrao. 2-0 11′ Aicardo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba