Deportes

Insólito momento en el fútbol uruguayo: la lluvia borró las líneas de la cancha y al intentar repintarlas quedaron peor

Ocurrió en la previa del duelo entre Progreso y Peñarol por el Torneo Clausura. Pese a la desprolijidad, el encuentro se jugó con normalidad

Este jueves Peñarol se impuso 2 a 0 en su visita a Progreso por la jornada 14 del Torneo Clausura que ya consagró a Liverpool el último fin de semana. En la previa del encuentro se vivió un momento surrealista cuando el árbitro mandó a repintar las líneas del campo de juego que se habían borrado debido a la lluvia.

40 minutos antes de que comience el partido, el juez Daniel Fedorczuk indicó a sus asistentes de que las rayas no estaban claras y pidió al club local que solucionase el problema cuanto antes. Media hora más tarde volvió a pisar el terreno de juego para analizar la situación y se encontró con dos colaboradores del estadio que estaban repintando el césped de manera poco prolija.La lluvia había borrado las líneas (@Ultramaniatics_)La lluvia había borrado las líneas (@Ultramaniatics_)

Es que Progreso solo contaba con una máquina que uno de los dirigentes utilizó para la delimitación de la cancha, mientras que otro hombre tomó una brocha para marcar la línea media. Fue ese camino el que más desprolijo quedó ya que en su intento por repasar la raya blanca, éste trabajador no lo hizo de la mejor manera y quedó bastante desprolija.Un dirigente de Progreso tuvo que trabajar sobre el césped (@Ultramaniatics_)Un dirigente de Progreso tuvo que trabajar sobre el césped (@Ultramaniatics_)

Las imágenes se volvieron virales y luego de algunos minutos que demoraron en dejar el terreno lo mejor posible, el árbitro por fin dio el pitazo inicial. El duelo terminó 2 a 0 para Peñarol, con goles de Kagelmacher y Agustín Álvarez Martínez, que se mantiene segundo en la tabla a falta de una fecha para el final.

Pese al esfuerzo, la línea no quedó como debía (@Ultramaniatics_)Pese al esfuerzo, la línea no quedó como debía (@Ultramaniatics_)

En el fútbol uruguayo, Liverpool se coronó el domingo pasado campeón del torneo Clausura, al superar a Nacional con un aplastante 4-0 y quedar inalcanzable a dos fechas del final del certamen. Jean Rosso, Alan Medina, Juan Ignacio Ramírez y Gastón Pérez marcaron los goles para el equipo del barrio montevideano de Belvedere, que se alzó con el título en la fecha 13 de las 15 totales sin haber perdido ningún partido.

El encuentro con Nacional marcó una suerte de final adelantada, ya que el Bolso era el equipo mejor posicionado para arrebatarle la copa, a cinco unidades de los negriazules antes del choque. Pero la victoria de la oncena comandada por Marcelo Méndez fue inapelable, ya que se mostró superior a los tricolores en los 90 minutos de juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba