Deportes

McGregor incita a su hijo a devolver el golpe a otro niño: «Tú apunta a la boca»

Conor McGregor está encadenando en los últimos días una serie de ‘calentones’, y el de ahora es quizá el episodio más llamativo, pues se ve cómo le da a su hijo una lección que está levantando numerosas críticas en las redes sociales. El antiguo yo del irlandés, que parecía más calmado de lo habitual durante el último año, ha regresado.

Tras enzarzarse en una disputa con Poirier por una donación a la fundación de estecanceló el combate que tenían previsto para UFC 264 y para el que, por cierto, se ha ofrecido Michael Chandler si gana a Oliveira en la pelea por el título en UFC 262. Pero la historia es que McGregor comenzó a insultar ‘The Diamond’, pues consideró que estaba ensuciando su nombre. Conor llamó a su último rival «pueblerino endogámico», entre otras cosas.

Lo último es el vídeo que McGregor ha compartido junto a su hijo mientras estaban en una playa de Abu Dabi, donde sigue entrenando desde que peleó contra Poirier. En el vídeo, el padre explica a Conor jr. que lleva en su cuello un colgante con el emblema de su familia: «Este es el escudo de armas de la familia McGregor, campeón. Es el blasón de la familia McGregor. Es una cabeza de león con una corona porque eres un rey, campeón. Somos reyes».

Luego la lección se torna algo más radical cuando ‘The Notorious’ pregunta a su vástago si otro niño le ha pegado, y cómo debe reaccionar a eso: «Golpea a quien te diga algo, ¿me escuchas?», dice el excampeón y pregunta a su hijo: «¿Te ha pegado?, ¿Dónde te ha pegado?».

Acto seguido, da el consejo final cuando su hijo parece indicar que algún chico de la zona a la que apunta la cámara le ha podido hacer algo en la espalda. «¿Dónde vas a pegarle? En la boca. Te ha golpeado en la espalda, ¿no? Tú apunta a la boca y la nariz, campeón. Tienes que ser más rápido que él, para eso entrenamos», dice el irlandés. El luchador zanja el asunto diciendo: «Te voy a dar unas lecciones de boxeo».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba