Deportes

Murió la Reina de Nürburgring, la única mujer en ganar las 24 Horas en el mítico circuito donde dio más de 20 mil vueltas

Sabine Schmitz venció dos veces en la clásica competencia del Infierno Verde y fue campeona alemana de carreras de larga duración. Falleció a sus 51 años a causa de un cáncer

Sabine Schmitz nació el 14 de mayo de 1969 en Adenau, un pequeño pueblo alemán que es vecino a Nurburg. Ambas localidades son atravesadas por el autódromo más largo y peligroso del mundo: Nürburgring. Es el paraíso terrenal para los amantes del automovilismo. De familia de hoteleros, aunque influenciada por el sonido de los motores, ella no tuvo opción y quiso ser profeta en su tierra. Lo logró y es la única mujer en ganar en el Infierno Verde, como se lo conoce al mítico circuito germano. Falleció ayer, pero hoy se conoció su partida luego de combatir durante varios años al cáncer, según informa el medio inglés The Sun.

Es común ver en Adenau y Nurburg los puentes por donde atraviesa el Nordschleife, que es el anillo norte del legendario trazado, de ahí su nombre, Nürburgring. Ese trazado tiene 22,5 kilómetros y desde pequeña Sabine se mostró interesada por todo lo relacionado con el circuito. Su curiosidad y ganas por conocerlo la llevaron a cumplir con su sueño cerca de cumplir los 18 años. Ese día cambió su vida para siempre.

Ella recordó esa inolvidable anécdota: “Un par de meses antes de cumplir los 18, tomé el coche de mi madre, compré un ticket para entrar en el circuito y me dirigí a la entrada. El comisario me conocía de toda la vida y me dijo: ‘¡Sabine! ¡Felicidades por tu 18 cumpleaños! ¡Disfruta de la vuelta!’ Y yo respondí: ‘¡Síiiii, mmmmm, tengo 18 años ya!’. De todos modos, no pasó nada y me lo pasé en grande”.Sabine Schmitz fue la única mujer en ganar las 24 Horas de Nürburgring (@sabineschmitz_official).Sabine Schmitz fue la única mujer en ganar las 24 Horas de Nürburgring (@sabineschmitz_official).

El flechazo fue inmediato y convenció a sus dos hermanas para que empiecen a correr. Lo hicieron, pero solo ella pudo ganar. Fue afianzándose y se convirtió en protagonista del automovilismo teutón, al punto de ganar dos veces las 24 Horas de Nürburgring de 1996 y 1997 con un BMW M3, siendo la única mujer en vencer esta clásica prueba. Ahí recibió el simbólico título de “Reina de Nürburgring”. Luego, en 1998, se quedó con el campeonato nacional de resistencia VLN, que se disputa solo en el Nordschleife.

Conoció a la perfección todos los secretos del escenario que tiene 176 curvas. Al punto que empezó a trabajar de lo que se conoce como “taxista de Nürburgring”, que son quienes llevan a dar una vuelta por el trazado a los visitantes. También, por su experiencia y pericia en un lugar tan difícil, con ellos empiezan sus entrenamientos los pilotos que no conocen el Infierno Verde, apodo que le puso Sir Jackie Stewart por lo peligroso que es y porque está rodeado de árboles.

En 2005 fundó su equipo, el Frikadelli Racing, con el que llegó a terminar en tercera posición en la edición de 2008. Este año estaba inscripta para participar de nuevo en las 24 Horas de Nürburgring, pero tuvo que bajarse por un empeoramiento en su estado de salud.Sabine a bordo de un Porsche y a pleno el Infierno Verde (@sabineschmitz_official).Sabine a bordo de un Porsche y a pleno el Infierno Verde (@sabineschmitz_official).

Otro título que logró fue en la Copa Fiesta Mixed Cup de 1992; cuatro victorias en la prueba cronometrada Nürburgring Rundlauf Challenge, con un mejor tiempo de 7:07 minutos, a bordo de un Porsche 911 GT3 997; y en el extinto Campeonato Mundial de Autos de Turismos (WTCC), donde logró puntuar en su primera participación, en 2015, con un Chevrolet Cruze, que ya en esa época no era de los mejores. Ese resultado lo repitió al año siguiente.

Además, también era muy conocida por su participación en el popular programa Top Gear, donde su momento estelar fue fijar una marca de 10:09 minutos con una Ford Transit en su querido Nürburgring. Rozó el objetivo de bajar de los diez minutos. Sin duda fue una de las mujeres más importante de la historia del automovilismo.

Sabine en sus últimos tiempos usó un BMW E60 M5 con un motor V10 para que la gente conozca el Nordschleife. Si bien se había mejorado bastante de su cáncer, sufrió un repentino empeoramiento en los últimos meses.

Una vez aseguró que dio más de 20.000 vueltas al Nordschleife, aunque reconoció que no siempre terminaron bien. Hoy la “Reina de Nürburgring” se convirtió en leyenda.

Sabine Schmitz en julio de 2020 (@sabineschmitz_official).Sabine Schmitz en julio de 2020 (@sabineschmitz_official).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba