Deportes

Una promesa del fútbol americano se peleó en un bar con un luchador de MMA: sufrió una paliza y casi pierde un ojo

Fue en el baño del local y donde sacó la peor parte. Luego de cuatro horas de cirugía lograron reconstruir el hueso orbital de su rostro. La respuesta de la otra parte

Spencer Jones, receptor de los Sooners de Oklahoma de la NFL y ganador del premio Pete Mordell al Holder del Año, se vio involucrado en una pelea que fue el 16 de febrero, pero que se hizo pública en las últimas horas. Fue contra una persona que resultó ser experta en artes marciales, en especial en MMA. La riña casi le costó el ojo izquierdo y su futuro en la liga de fútbol americano.

Jones fue operado durante cuatro horas para reconstruir el hueso orbital de su rostro tras la pelea que se dio en el baño de The Daily, un bar en la ciudad donde se encuentra la Universidad de Oklahoma. En el video se ve a Jones en el baño hablando con otra persona de nombre Walker Brown, y le recrimina el haberle golpeado a un amigo suyo. Éste le arrojó un golpe a Brown, quien luego de un breve diálogo con su hermano (luego se dio a conocer) empezó a pegarle a Jones.

Jones intentó defenderse, pero su oponente, de menor estatura, le hizo una toma de lucha libre y logró tirarlo al piso. Lo dominó al jugador de la NFL y le siguió propinando golpes. Mientras su hermano empezó a agredir al amigo de Jones quien también terminó en el piso y recibiendo una golpiza.Spencer Jones se vio involucrado en una pelea que fue el 16 de febrero, pero que se hizo pública en las últimas horasSpencer Jones se vio involucrado en una pelea que fue el 16 de febrero, pero que se hizo pública en las últimas horas

A todo esto el resto de las personas que estaban en el baño registraron el hecho con sus celulares y otros pocos miraron para otro lado.

La familia de Jones contrató a un abogado para demandar y los representantes del jugador declararon: “Él (por Jones) intentaba tranquilizar la situación, pero desafortunadamente no se logró pese a sus mejores esfuerzos y se convirtió en la víctima de la agresión que vieron”.

Pero hay otra versión de los hechos. Se trata de la palabra del propio Walker Brown. En una carta publicada en el sitio mmafighting: “Hubo algo que ocurrió antes del inicio del video ya que mi nariz no sangra sin motivo. Gracias de nuevo por todo el apoyo“, explicó.Fue contra una persona que resultó ser experta en artes marciales, en especial en MMA. La riña casi le costó el ojo izquierdo y su futuro en la liga de fútbol americanoFue contra una persona que resultó ser experta en artes marciales, en especial en MMA. La riña casi le costó el ojo izquierdo y su futuro en la liga de fútbol americano

El agradecimiento es porque se inició una recaudación de fondos para poder afrontar los costos que en principio debería hacerse cargo Brown ante las lesiones a Jones y alguna instancia judicial. Walker y su hermano Braden, que es el que agarra al amigo de Jones, entrenan en The Colosseum Wrestling and MMA, propiedad de su padre, Tommy Brown, quien confirmó la campaña de GoFundMe, que es la que está juntando dinero. Al lunes pasado la suma reunida era de 28.960 dólares y esperan juntar unos 50.000.

Braden Brown aseguró que él y su hermano practican MMA de forma amateur desde los 12 años. “Me siento incómodo al hacer esto porque quiero trabajar y pagar mis propias facturas, pero me doy cuenta de que puede ser difícil por un tiempo”, escribió Walker.

Su abogado, Steve Stice, escribió que el video viral no muestra el “asalto original y la agresión sufrida por el Sr. Walker a manos del Sr. Jones y su amigo” y cita la nariz ensangrentada de Brown antes de que la pelea estalló. “El Sr. Walker estaba legalmente justificado para defenderse en este asunto“, sentenció Stice.Spencer Jones, es receptor de los Sooners de Oklahoma de la NFL y ganador del premio Pete Mordell al Holder del AñoSpencer Jones, es receptor de los Sooners de Oklahoma de la NFL y ganador del premio Pete Mordell al Holder del Año

Por ahora, los hermanos Brown evitaron ir a la cárcel. Aunque, si avanza una investigación, podrían tener consecuencias penales ya que según la Justicia local podrían pasar hasta 90 días tras las rejas y una multa con un límite de 1.000 dólares.

Por último, no hay un plazo para una eventual recuperación de Jones que es una de las grandes promesas de Oklahoma Sooners: disputó 11 partidos en el equipo inicial y afortunadamente, su sueño de llegar a la NFL aún seguirá en pie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba