El Mundo

Angela Merkel visitó a una de las zonas afectadas por las inundaciones: “Debemos ser más rápidos en la lucha contra el cambio climático”

La canciller alemana, Angela Merkel, prometió hoy “ayuda urgente” a los damnificados por las inundaciones del oeste del país, que han causado ya 156 muertos, cuyos efectos calificó de “surrealistas” y que revelan la necesidad de aplicar “ambición y rapidez” la lucha contra la crisis climática.

“Desde ahí nos hacemos una imagen real de lo ocurrido en medio de un panorama surrealista y fantasmagórico”, afirmó la canciller alemana, tras visitar en el “Land” de Renania-Palatinado varios de los puntos críticos de las inundaciones. “No se trata solo de lo ocurrido aquí, sino del conjunto de fenómenos extremos a los que estamos asistiendo”, indicó Merkel, en relación a la crisis climática. “Tenemos que reflexionar sobre cómo debemos actuar ante eso para avanzar hacia la neutralidad climática”, objetivo, algo que debe producirse, añadió, “lo antes posible.

“Debemos apurarnos. Debemos ser más rápidos en la lucha contra el cambio climático”, afirmó.

Merkel se desplazó al “Land” de Renania Palatinado, al que corresponde el más alto número de fallecidos, 110, todos ellos en la región de Ahrweiler, situada entre las ciudades de Coblenza y Colonia. Ahí se encuentra la pequeña población de Schuld, de unos 700 habitantes, que quedó prácticamente arrasada por las aguas del río Ahr, afluente del Rin.El ministro del Interior de Renania-Palatinado, Roger Lewentz, respalda a la canciller alemana Angela Merkel mientras habla durante una conferencia de prensa en la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones, cerca de Bad Neuenahr-Ahrweiler, estado de Renania-Palatinado, Alemania. REUTERS / Wolfgang Rattay El ministro del Interior de Renania-Palatinado, Roger Lewentz, respalda a la canciller alemana Angela Merkel mientras habla durante una conferencia de prensa en la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones, cerca de Bad Neuenahr-Ahrweiler, estado de Renania-Palatinado, Alemania. REUTERS / Wolfgang Rattay Christof Stache/Pool via REUTERSChristof Stache/Pool via REUTERS

Con rostro serio, Merkel llegó poco antes de las 13 locales (11GMT) a la localidad de Schuld, en el estado de Renania-Palatinado, uno de los dos más golpeados en el oeste de Alemania.

Acompañó a la canciller la jefa del Gobierno regional, la socialdemócrata Malu Dreyer, con quien tiene previsto comparecer ante los medios a primera hora de la tarde, tras recorrer otros puntos de la región.

Es la segunda visita de alto rango a las regiones castigadas por las inundaciones, tras la que ayer realizó el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, al vecino “Land” de Renania del Norte-Westfalia, donde se reunió con el primer ministro regional y candidato a la Cancillería alemana, el conservador Armin Laschet. Christof Stache/Pool via REUTERSChristof Stache/Pool via REUTERS

300 MILLONES DE AYUDAS URGENTES DIRECTAS

El Consejo de Ministros de Merkel abordará el próximo miércoles un paquete especial en el que se contemplan tanto ayudas directas y urgentes a los afectados como a la reconstrucción de las infraestructuras arruinadas en la región.

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, aspirante socialdemócrata a la cancillería, adelantó a los medios que no se escatimarán recursosSe prevé un monto de al menos 355 millones de dólares en ayudas directas a los damnificados, con partidas de unos casi 12.000 dólares para los afectados y que empezarán a pagarse este julio.

Hasta ahora no hay una evaluación de la cuantía de los daños en las infraestructuras de la región, aunque en los medios se habla de miles de millones. En las inundaciones de 2013, menos dramáticas pero que afectaron a ocho de los 16 “Länder” del país, el Ejecutivo aprobó un paquete especial de 8.000 millones de euros (unos 9.445 millones de dólares).Christof Stache/Pool via REUTERSChristof Stache/Pool via REUTERSLa canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro del estado de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, conversan con un residente durante su visita a la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones, cerca de Bad Neuenahr-Ahrweiler, estado de Renania-Palatinado, Alemania. Christof Stache / Pool via REUTERS La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro del estado de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, conversan con un residente durante su visita a la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones, cerca de Bad Neuenahr-Ahrweiler, estado de Renania-Palatinado, Alemania. Christof Stache / Pool via REUTERS

CRECIDAS EN SAJONIA Y BAVIERA

La presión de las aguas ha remitido en el oeste alemán, donde desde ayer no ha habido precipitaciones importantes. En ambos estados federados se procede ya a las labores de desescombro y reforzamiento de diques y canales, así como a restablecer los servicios básicos, desde comunicaciones ferroviarias y terrestres a suministro de electricidad y agua potable.

En cambio, la situación se volvió más tensa en Sajonia, al este y Baviera, al sur, donde se produjeron algunos desbordamientos tras días de lluvias persistentes y fueron evacuados vecinos de algunas poblaciones.

En varias zonas se decretó el estado de alarma. En una población de la Alta Baviera se registraron dos víctimas fatales.La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro del estado de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, hablan con los ayudantes mientras un vehículo de la asociación de municipios Adenau (VG Adenau) se ve al fondo durante su visita a la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones, cerca de Bad Neuenahr-Ahrweiler. Estado de Renania-Palatinado, Alemania, 18 de julio de 2021. Christof Stache / Pool vía REUTERS La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro del estado de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, hablan con los ayudantes mientras un vehículo de la asociación de municipios Adenau (VG Adenau) se ve al fondo durante su visita a la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones, cerca de Bad Neuenahr-Ahrweiler. Estado de Renania-Palatinado, Alemania, 18 de julio de 2021. Christof Stache / Pool vía REUTERS

RISA INOPORTIUNA

El desastre tuvo fuertes matices políticos en Alemania, que celebra elecciones generales el 26 de setiembre, marcando el fin de los 16 años de Merkel en el poder.

Expertos dicen que el calentamiento global hace que los eventos climáticos extremos se vuelven más frecuentes, y los candidatos que buscan suceder a Merkel llaman a tomar más acciones climáticas.

Armin Laschet, jefe de gobierno del golpeado estado de Renania del Norte-Westfalia y favorito en la contienda de canciller, pidió acelerar la lucha contra el cambio climático.

Pero Laschet, líder del partido de Merkel que encabeza las encuestas, fue duramente criticado luego de que se conocieran imágenes de él mientras reía en la devastada localidad de Erftstadt, donde las inundaciones provocaron un terraplén. En las imágenes, se lo vio conversando y riendo en el fondo mientras el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, expresaba su dolor a las familias afectadas.

“Laschet ríe mientras el país llora”, publicó el diario Bild. El dirigente se disculpó posteriormente en Twitter por el momento “inapropiado”.Armin Laschet (REUTERS)Armin Laschet (REUTERS)

BUCEADORES Y VEHÍCULOS BLINDADOS

Más de 300 personas seguían desaparecidas el sábado por la noche solamente en el cantón que rodea a la ciudad de Bonn (Renania del Norte-Westfalia), donde viven cerca de 600.000 habitantes.

Las dimensiones del impacto de la inundación se fueron aclarando gradualmente en Alemania, al evaluar los daños en edificios, algunos de los cuales serán demolidos, y avanzar los esfuerzos por restablecer los servicios de gas, electricidad y teléfono.

En algunas zonas, los soldados usaron vehículos blindados para despejar los escombros de las calles. En Renania del Norte-Westfalia se usaron buceadores para buscar casas y vehículos sumergidos.

Rover Lewentz, ministro del Interior de Renania-Palatinado, dijo que más de 670 personas resultaron heridas en el estado.EFE/EPA/SASCHA STEINBACH EFE/EPA/SASCHA STEINBACH

“He vivido aquí toda mi vida, nací aquí y nunca vi nada igual”, declaró Gregor Degen, panadero en la devastada localidad de Bad Neuenahr Ahrweiler, cerca de Schuld.

Al otro lado de la frontera, en Bélgica, la cifra de muertos subió a 27 con varias personas aún desaparecidas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro Alexander de Croo, visitaron el sábado las áreas inundadas de Rochefort y Pepinster, en Bélgica. “Europa está con ustedes”, tuiteó Von der Leyen tras la visita. “Los acompañamos en su dolor y estaremos con ustedes en la reconstrucción”.

Bélgica declaró el martes un día oficial de duelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba