El Mundo

Atado y bajo fuego: un piloto denunció un aterrador ritual de iniciación en la fuerza aérea francesa

Al piloto le pusieron una capucha en la cabeza, lo obligaron a subir a la parte trasera de una camioneta pick-up, lo llevaron al campo de tiro y lo ataron a un poste mientras los aviones volaban sobre su cabeza

Un piloto de la fuerza aérea francesa presentó una denuncia penal alegando que, como parte de un ritual de iniciación, lo tuvieron atado a un objetivo en un campo de tiro mientras aviones de combate sobrevolaban y disparaban municiones.

La denuncia no identificó a ninguna de las personas que presuntamente llevaron a cabo las novatadas, ni dijo cuántas de ellas estaban involucradas. El abogado del piloto habló con la agencia Reuters, pero esta no pudo establecer de forma independiente las identidades de los responsables del incidente.

El coronel Stephane Spet, portavoz de la fuerza aérea francesa, dijo que el comando de la fuerza aérea ordenó una investigación interna y que los responsables fueron castigados.

El castigo más severo fue la restricción a los cuarteles, dijo Spet. No dijo cuántas personas habían recibido este castigo ni durante cuántos días.

Spet dijo que la seguridad del piloto nunca estuvo en peligro.

El piloto dijo en la denuncia que la novatada ocurrió en marzo de 2019, poco después de que llegara a una unidad de combate en la base aérea de Solenzara en la isla mediterránea francesa de Córcega.

Al piloto le pusieron una capucha en la cabeza y varios compañeros lo obligaron a subir a la parte trasera de una camioneta pick-up y lo llevaron al campo de tiro, según la denuncia.

Las fotos, que se incluyeron en la denuncia, mostraban a un hombre con uniforme militar con las piernas y las manos atadas, sujeto al objetivo del campo de tiro con correas de nailon de alta resistencia.

Las imágenes de video, que se citan en la denuncia y fueron proporcionadas a Reuters por el abogado del piloto, Frederic Berna, también mostraron aviones de combate haciendo varios pases bajos en las cercanías.

La denuncia alega que, durante algunos de estos pases, el piloto atado al objetivo pudo escuchar el sonido de municiones reales disparadas desde la aeronave.El hombre denunció el traumático hecho penalmente. (Frederic Berna / vía REUTERS)El hombre denunció el traumático hecho penalmente. (Frederic Berna / vía REUTERS)

Spet no cuestionó la autenticidad de las imágenes, pero dijo que crearon la impresión errónea de que la aeronave estaba dirigiendo fuego al piloto que estaba atado al objetivo.

Dijo que el disparo que escuchó el piloto fue de aviones que estaban en un ejercicio de entrenamiento en un lugar diferente, y que lo más cerca que estuvo de él una munición fue de aproximadamente un kilómetro.

Berna -el abogado- dijo que su cliente no quería que su nombre se revelara públicamente debido a preocupaciones de privacidad.

Además, dijo que las fotos y las imágenes de video citadas en la queja fueron filmadas por miembros del servicio que estaban presentes, y las imágenes luego se compartieron en un chat grupal de WhatsApp. Los miembros del chat grupal luego compartieron las imágenes con el piloto que presentó la denuncia.

Cuando se le preguntó por qué su cliente esperó hasta ahora para presentar la denuncia, Berna dijo que el piloto inicialmente había negado la gravedad de lo que experimentó y que no quería desafiar a las autoridades militares.El piloto fue atado a un poste y cegado con un casco mientras aviones de combate disparaban a la lejanía. El piloto fue atado a un poste y cegado con un casco mientras aviones de combate disparaban a la lejanía.

Planteó el tema con sus superiores a fines de 2020, dijo el abogado, y decidió presentar la denuncia penal cuando sintió que los militares no estaban respondiendo adecuadamente.

Spet dijo que el comando de la fuerza aérea fue informado del incidente en enero de este año y ordenó una investigación interna.

“Los pilotos responsables de montar esto fueron severamente castigados en abril de 2021, con medidas que llegaron hasta la restricción a los cuarteles”, dijo Spet.

Berna dijo que ni él ni su cliente tenían conocimiento de ningún castigo impuesto al personal de servicio por el incidente.

En una declaración separada, la Fuerza Aérea dijo que condenaba cualquier acción que dañara el bienestar físico o mental de su personal y que cooperaría con cualquier investigación criminal.

Una portavoz de la base de Solenzara refirió a Reuters al comunicado de la fuerza aérea.

La denuncia fue presentada ante la Fiscalía del Estado en la ciudad de Marsella el 5 de mayo, según Berna. El abogado dijo que su cliente todavía está en la fuerza aérea y se desempeña como piloto, pero ya no es piloto de combate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba