El Mundo

Australia evalúa imponer penas de prisión a quienes regresen desde un país de “alto riesgo” por el COVID-19

El gobierno está considerando usar la Ley de Bioseguridad para llevar a cabo la iniciativa. De ser aprobada, podrían imponerse penas de hasta 5 años de prisión a los infractores

El gobierno de Australia está considerando la posibilidad de convertir en delito penal el regresar al país desde zonas de alto riesgo epidemiológico por la pandemia de COVID-19.

La medida se produce después de que dos jugadores de críquet australianos que habían estado en India regresaran a casa el jueves después de transitar por Qatar, a pesar de que el gobierno a principios de semana prohibió todos los vuelos directos desde la India devastada por Covid.

Según confirmó The Guardian Australia, la administración de Scott Morrison está considerando la opción de criminalizar los retornos de países que experimentan brotes graves. Las regulaciones de bioseguridad invocadas para administrar la salud pública durante la pandemia ya otorgan a las autoridades gubernamentales amplios poderes.

Las órdenes de control de bioseguridad actualmente permiten a las autoridades exigir a una persona que proporcione datos de contacto, actualizar periódicamente a un oficial sobre su estado de salud, restringir el movimiento de la persona durante un período específico, someterse a descontaminación, proporcionar muestras corporales para diagnóstico, realizar tratamiento o recibir una vacuna, permanecer en Australia hasta por 28 días o estar aislado en un centro médico.

Además de las órdenes de control, las regulaciones le dan al ministro de Salud la posibilidad de determinar las emergencias de bioseguridad. Estos poderes le permiten al funcionario“determinar cualquier requisito que él o ella considere necesario” para prevenir la entrada o propagación de enfermedades.

Los delitos de incumplimiento se castigan con cinco años de prisión o una multa de 63.000 dólares australianos. Las mismas sanciones se aplican al incumplimiento de una orden de control.FOTO DE ARCHIVO: El primer ministro australiano, Scott Morrison, 2020. REUTERS/Issei KatoFOTO DE ARCHIVO: El primer ministro australiano, Scott Morrison, 2020. REUTERS/Issei Kato

Pero las facultades están sujetas a salvaguardias de que los requisitos impuestos por el ministro de salud deben ser “susceptibles de ser efectivos”, ser “apropiados y adaptados” a su propósito y “no ser más restrictivos o intrusivos de lo que se requiere en las circunstancias”.

Australia ha suspendido los vuelos de repatriación comerciales y gubernamentales directos desde India hasta mediados de mayo, considerando la dramática escalada de casos y muertes por COVID-19. Esa decisión deja en el limbo a más de 9.000 ciudadanos australianos que se han registrado en el Departamento de Relaciones Exteriores. Unos 650 de ellos se consideran vulnerables.

India se encuentra actualmente en las garras de una segunda ola devastadora de la pandemia Covid-19, con un número diario de casos que supera los 320.000 y estimaciones conservadoras de 17,6 millones de personas infectadas.

Los hospitales abrumados se están quedando sin oxígeno y más de 2.800 personas mueren cada día. En la capital, Nueva Delhi, una persona muere cada cuatro minutos.

Casi 20.000 personas han regresado a Australia desde la India desde marzo de 2020.

Después de la reunión de este viernes del gabinete nacional, el primer ministro, Scott Morrison, emitió un comunicado diciendo que los gobiernos “tomaron nota de las medidas que se han implementado para restringir la entrada a Australia de personas que han estado previamente en países de alto riesgo determinadas por el jefe oficial médico”.

“El gabinete nacional tomó nota de la evaluación del director médico de que India es el primer país en alcanzar el umbral de un país de alto riesgo”, dijo el comunicado.

Más temprano en el día, Morrison le dijo a la estación de radio de Sydney 2GB que un vacío legal por el cual los viajeros podían eludir la prohibición de vuelos de India al transitar a través de un tercer país estaba cerrado el miércoles por la noche.

“Ese vuelo en el que estaban esos jugadores de críquet logró escapar justo antes de eso”, dijo el primer ministro. “Tuvimos información el lunes de que eso no era posible”.

El primer ministro dijo que el gobierno federal “tomará más medidas” para garantizar que los pasajeros no eludan las restricciones y agregó que “hablará con los primeros ministros sobre eso y cuando nos reunamos en el gabinete nacional”.Pasajeros en el aeropuerto de Melbourne, Australia. EFE/EPA/ERIK ANDERSON/Australia Pasajeros en el aeropuerto de Melbourne, Australia. EFE/EPA/ERIK ANDERSON/Australia

The Nine Network informó el viernes por la noche que Greg Hunt, el ministro de salud federal, podría invocar poderes en virtud de la Ley de Bioseguridad tan pronto como el sábado para evitar que los australianos regresen a casa si habían estado en un país de alto riesgo en los 14 días anteriores.

Según los informes, un grupo reciente de infecciones por Covid en Perth provino de un hombre que había viajado a la India para una boda y regresó a la cuarentena en el hotel Mercure Perth.

Los límites de vuelo que restringen el número de pasajeros que pueden ingresar a Australia cada semana han sido controvertidos durante la pandemia y dejaron a decenas de miles de ciudadanos varados en el extranjero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba