El Mundo

Biden pide a las tecnológicas que frenen las noticias falsas sobre las vacunas: “Están matando gente”

La Casa Blanca se enfrenta a las redes sociales debido a la información falsa y el efecto mortal que tiene entre la población que opta por no vacunarse contra la covid-19. Con los casos de coronavirus en Estados Unidos subiendo y las tasas de vacunación estancadas, la Administración de Joe Biden considera que en estos momentos la crisis del coronavirus se ha transformado en una pandemia de “personas no vacunadas”.

Cuando dejaba la Casa Blanca para volar a Camp David (la residencia de descanso presidencial), el mandatario de Estados Unidos se acercó este viernes al micrófono de un reportero que le preguntó cuál era su mensaje para las plataformas como Facebook. Biden fue muy explícito: “Están matando gente”. A continuación de esas palabras, Biden se dio media vuelta y se dispuso a embarcarse en el Marine One, el helicóptero que usa el presidente.

La Administración demócrata ha decidido aumentar la presión sobre Silicon Valley, para que se haga cargo de la información falsa y perniciosa que sobre todo propaga una docena de personas a los que se apoda como “los 12 de la desinformación”. Según dijo el pasado jueves la jefa de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, “alrededor de 12 personas son las que están produciendo un 65% de la información fraudulenta contra las vacunas en las plataformas de las redes sociales”.

La estadística aportada por la portavoz del presidente proviene de la organización Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH, siglas en inglés), quien en marzo pasado ya había reclamado tanto a Facebook como Twitter que cerraran todas aquellas páginas que eran administradas por esa docena de personas. Entre esos “doce” se encuentra Robert F. Kennedy, sobrino del presidente, John F. Kennedy, e hijo del hermano del anterior, quien también murió asesinado cuando optaba a la presidencia.

El abogado medioambiental, de 67 años, vio cómo el pasado febrero Instagram cerró su cuenta. Entonces, un portavoz de Facebook, que es propietario de Instagram, declaró que se eliminaba la cuenta del controvertido activista antivacunas “por compartir repetidamente afirmaciones desacreditadas sobre el coronavirus o las vacunas”. Sin embargo, Kennedy todavía puede utilizar Facebook, donde tiene más de 300.000 seguidores, para diseminar sus opiniones.

Las vacunas contra la covid-19 no provocan infertilidad

La jefa de prensa de la Casa Blanca insistió en que Facebook y otras compañías dueñas de redes sociales no estaban haciendo lo suficiente para combatir la desinformación que genera sus plataformas. “Estamos señalando entradas que son problemáticas para Facebook por diseminar desinformación”, dijo Psaki. “Trabajamos con doctores y profesionales médicos para conectar a expertos que sean reconocidos y ofrezcan información precisa y contenidos fiables a la audiencia”. La portavoz volvió a desmentir una de las informaciones más populares entre la población no vacunada, que asegura que las vacunas pueden causar infertilidad. “Ha sido refutada una y otra vez”, insistió Psaki.

Sumada a la campaña de concienciación diseñada por la Casa Blanca, la directora del Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), Rochelle Walensky, aseguró que la situación actual “se está convirtiendo en una pandemia de personas no vacunadas”. Según Walensky, el 99 % de las muertes que suceden recientemente por la covid-19 responden a personas no vacunadas. Los datos del CDC dicen que los casos de la covid-19 subieron un 11 % la semana pasada y registraron aún mayores incrementos en aquellas zonas del país donde la vacunación no supera el 40 %.

Para el coordinador de la respuesta contra el coronavirus de la Casa Blanca, Jeffrey Zients, la solución está únicamente en que más gente se vacune. “Mientras que las personas completamente vacunadas tienen un alto grado de protección contra enfermedades graves de la covid-19, incluida la variante delta, los no vacunados no están protegidos contra esas enfermedades”.

La máxima autoridad sanitaria de EE UU, Vivek Murthy, avisó el jueves de la “amenaza urgente” que supone la desinformación. “Nos está costando a nuestros seres queridos, nos está costando vidas”, lamentó en una rueda de prensa Murthy, quien ha perdido a diez familiares por la enfermedad. Murthy urgió a las compañías tecnológicas y a los gigantes de las redes sociales a que cambien sus algoritmos para evitar la difusión de datos falsos, e incrementar el acceso a fuentes fiables que ofrezcan datos y resuelvan dudas.

Los medios extranjeros y activistas antivacunas también intentan sembrar dudas en la seguridad y eficacia de las vacunas fabricadas en Estados Unidos y Europa. Este viernes, Psaki acusó a China y Rusia de estar difundiendo desinformación en redes sociales sobre los efectos secundarios y la eficacia de las vacunas creadas en Occidente para promover sus propios sueros contra la covid-19. “Hemos descubierto que Rusia y China han promovido sus propias vacunas a través de mensajes que socavan el origen de las vacunas occidentales para ayudar a desarrollar sus programas”, afirmó Psaki, que dijo que se basaban en datos recopilados por el departamento de Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba