El Mundo

Chile: La grave pérdida patrimonial e histórica que significó la quema de iglesias

Por Agencias.

El primer santuario en arder fue la Iglesia San Francisco de Borja, usada por el cuerpo policial de Carabineros para sus ceremonias institucionales. Horas más tarde fue la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de la capital, con más de un siglo y medio de historia, la cual fue destrozada por el fuego y el saqueo.

Ambos templos se encuentran en los alrededores de Plaza Italia, el epicentro de las movilizaciones que este domingo que resultaron ser las más masivas tras las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno de Chile por la pandemia.

Esta mañana el escenario era desolador en la más afectada de las iglesias, la de la Asunción, muy cerca de la embajada Argentina en la Avenida Vicuña Mackenna, una de las principales arterias de la capital chilena. Hombres y mujeres que transitaban vieron con asombro la escena. “Toda mi vida la he hecho en este barrio. Me casé aquí y jamás me imaginé que iba a ver este lugar como esta ahora, destruido, con los santos botados hecho pedazos en la calle”, declara Alamiro, de 72 años, vecino quien se acercó a constatar con sus propios ojos, lo que antes sólo había visto por televisión.

El barrio Bustamante está dentro del casco antiguo de la capital, en medio de casonas y edificios de larga data, y en el que ya muchos de los que antes vivieron aquí, ya no están, se han ido. “Este es un barrio muy tradicional, y quedamos muy expuestos por todo esto que está pasando. Nos llegan los olores del fuego de las barricadas y las bombas, permanentemente, pero esto nos vino a calar en los más profundo. Es una pérdida que no se justifica, la acción de esta gente no se justifica. Imagínese que mis recuerdos están aquí, yo enviudé hace ocho años y me casé aquí, vino mi familia, estuvo mi mujer”, advierte emocionado Alamiro.

Iglesia de la Asunción, Santiago de Chile Fuente Arquidiócesis de Santiago
Iglesia de la Asunción, Santiago de Chile Fuente Arquidiócesis de Santiago

La Iglesia de la Asunción arde por el fuego provocado por vándalos, descolgados de las manifestaciones conmemorativas del aniversario del estallido social chileno (MARTIN BERNETTI / AFP)
La Iglesia de la Asunción arde por el fuego provocado por vándalos, descolgados de las manifestaciones conmemorativas del aniversario del estallido social chileno

Infobae conversó con una voz autorizada para referirse a la pérdida histórica y cultural consecuencia de los incendios: el abogado, teólogo, ex sacerdote y ex diputado, Hugo Zepeda Coll. A sus 84 años, el también vecino del barrio Bustamante lamenta profundamente la pérdida. “Primero aclaremos que ninguna de las dos iglesias tenían cúpula, las cúpulas de las iglesias son ovaladas y huecas por dentro. Se pueden ver desde su interior. Estas iglesias, las dos que fueron incendiadas tienen torres, que son estructuras independientes de la construcción”, aclara.

El teólogo hace referencia a la importancia cultural que estos templos tienen, las dos están ubicadas muy cerca entre sí, y la de Carabineros, puntualmente, la destaca como “una joya arquitectónica”. “Esta era la capilla del Hospital San Borja Arriarán, cuyas dependencias antes estaban instaladas en este sector, del mismo barrio San Borja. Tenía unos parques muy grandes y la iglesia era el lugar en el que se congregaban funcionarios, familiares de los enfermos que iban a pedir los milagros que la medicina, muchas veces, no era capaz de otorgar. Era un hospital sumamente grande. Cuando se cerró éste, se construyeron las Torres de San Borja, y ahí se cierra definitivamente el centro hospitalario, esto hace cuarenta años. La iglesia tiene un lugar pequeño a un costado que es donde vive el sacerdote, un pequeño lugar. Está compuesta por un diseño arquitectónico que, al igual que muchas de sus figuras profanadas, fueron importadas de Europa. Imágenes traídas desde afuera y otras diseñadas por artistas nacionales. Unos vitreaux marvillosos y esculturas que, por lo que pude ver en las imágenes, no se salvaron muchas. Esta iglesia tiene una torre, no es cúpula. Cúpula es como la de la basílica de San Pedro, y de esas hay muchas réplicas en Chile, pero este no es el caso,” declara Zepeda.

De estilo neogótico e inspirada en la Sainte Chapelle de París, fue inaugurada el 4 de mayo de 1876 con el nombre de Sagrado Corazón de Jesús y servía como capilla del hospital San Borja. Los 29 vitrales, la roseta central y las imágenes fueron encargados a Francia.

El campanario de una iglesia arde en medio de protestas para marcar el primer aniversario del estallido social, en Santiago, Chile, el 18 de octubre de 2020. REUTERS/Ivan Alvarado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba