El Mundo

El FMI saludó la decisión de la Fed pero advirtió sobre el riesgo para los países emergentes y en desarrollo

El FMI saludó el jueves la decisión de la Reserva Federal estadounidense (Fed, banco central) de finalizar más rápidamente sus medidas de estímulo dadas las presiones inflacionarias, pero advirtió los riesgos de una fuerte alza de las tasas de interés para los países emergentes.

“La Reserva Federal ha anunciado una respuesta proporcional y bien calibrada al aumento de las presiones de precios y salarios al acelerar la reducción en sus compras de activos y señalar con anticipación la trayectoria de su tasa de referencia”, dijo Gerry Rice, vocero del Fondo Monetario Internacional.

El FMI se ha mostrado más preocupado en las últimas semanas por la posibilidad de que la inflación provoque un endurecimiento más brusco de la política monetaria en los países avanzados, y ha instado a los bancos centrales a contener la inflación antes de que se produzca una espiral de precios salariales.

El miércoles, la Reserva Federal anunció que terminará antes de lo previsto su programa de compras de activos, abriendo así la puerta a tres aumentos de su tasa de referencia en 2022, con la mira puesta en combatir la inflación.El edificio de la Reserva Federal en Washington (Foto: Reuters)El edificio de la Reserva Federal en Washington (Foto: Reuters)

Sin embargo, Rice advirtió que “este ritmo más rápido de normalización de la Fed aumenta los riesgos que enfrentan los países que dependen del financiamiento en dólares, especialmente las economías emergentes y en desarrollo”.

Un aumento abrupto de las tasas de interés elevaría los costos de financiamiento para varios países emergentes, ya rezagados en la recuperación económica mundial de la crisis provocada por la pandemia de covid-19.

“La economía es robusta y ya no necesita este apoyo monetario”, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, quien por otra parte justificó esperar hasta marzo para acabar de forma paulatina con la compra de deuda porque, según dijo, a la economía no le convienen los golpes bruscos.

Tras una reunión de dos días de los gobernadores del banco central estadounidense, la Fed dejó por el momento sin cambios los tipos de interés en el rango de entre 0% y 0,25%, pese a que la inflación se ubicó en noviembre en una tasa interanual del 6,8%, la cifra más alta en casi 40 años en el país.El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell (Foto: REUTERS)El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell (Foto: REUTERS)

Powell volvió a defender dejar los tipos como están al menos hasta que finalice el programa de estímulos.

En su rueda de prensa posterior a la reunión, Powell admitió que la inflación en EEUU ya es “generalizada” en todos los sectores y pronosticó que seguirá por encima del objetivo de la institución del 2% “hasta bien entrado 2022″.

La Fed había señalado hasta ahora que el alza de precios se había concentrado en determinados sectores especialmente afectados por la pandemia.

”Aunque la Fed haya retirado oficialmente el término ‘transitoria’ de su comunicado, sus pronósticos siguen apuntando a que espera que la subida actual de la inflación tenga un carácter transitorio”, indicó en Twitter el profesor de Economía de la Universidad de Michigan Justin Wolfers.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de EEUU subió en noviembre seis décimas con respecto a octubre y se situó en el 6,8% interanual, la tasa más alta desde junio de 1982, a finales del gran período inflacionario de la década de los ‘70.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba