El Mundo

El gigante inmobiliario chino Evergrande advirtió que podría suspender pagos: se desplomó en la bolsa y hubo protestas en sus oficinas

Decenas de inversores y propietarios nerviosos manifestaron este martes en la puerta de la sede del gigante inmobiliario chino Evergrande, que se encuentra bajo una “tremenda presión” financiera, aunque insistió en que evitará una quiebra que podría ser muy dañina para la segunda economía mundial.

El promotor inmobiliario, que cotiza en la bolsa de Hong Kong, se ahoga en una montaña de obligaciones superior a los 300.000 millones de dólares después de años de endeudamiento para financiar un crecimiento trepidante.

Dos agencias crediticias degradaron la semana pasada la calificación de su deuday el valor de sus acciones está en niveles de 2009, entre especulaciones sobre un posible colapso.

Este martes, entre 60 y 70 personas protestaron en la puerta de la sede de Evergrande en Shenzen (sureste de China) para exigir respuestas, indicaron periodistas en el lugar.La protesta en Shenzen (REUTERS/David Kirton)La protesta en Shenzen (REUTERS/David Kirton)

La policía bloqueó el acceso al edificio a los manifestantes, entre los que había contratistas a los que Evergrande debe dinero así como inversores y propietarios que pagaron por adelantado la construcción de su vivienda y corren el riesgo de no tenerla. En China las manifestaciones son ilegales.

“A nuestro jefe se le deben 20 millones de yuanes [3,1 millones de dólares], y a mucha gente aquí se le debe aún más”, dijo a la AFP un obrero de la construcción que solo dio su apellido Chen.

“Estamos realmente muy preocupados. No hay una explicación clara ahora mismo… Tienen que pagar el dinero que deben”, agregó.Una mujer recibe ayuda tras desmayarse en la sede de la división de gestión patrimonial de Evergrande, mientras la gente se reúne para exigir el reembolso de préstamos y productos financieros en la sede de Evergrande, en Shenzhen, provincia de Guangdong, China 13 de septiembre de 2021 (REUTERS/David Kirton)Una mujer recibe ayuda tras desmayarse en la sede de la división de gestión patrimonial de Evergrande, mientras la gente se reúne para exigir el reembolso de préstamos y productos financieros en la sede de Evergrande, en Shenzhen, provincia de Guangdong, China 13 de septiembre de 2021 (REUTERS/David Kirton)

“Apenas puedo comer o dormir estos días”, dijo por su parte Ji Wenchen, una de las decenas de miles de inversores ordinarios cuyos futuros financieros están atados al destinos de Evergrande.

La mujer, de 30 años, pagó un depósito de 100.000 dólares a la empresa por un apartamento que todavía está por terminar.

“Mi nombre todavía no está registrado en el apartamento, lo que significa que Evergrande todavía no ha entregado mi dinero al gobierno local. La regla es que debería hacerlo en un mes”, señala.

Ella solo quiere recuperar su dinero, un anticipo regalado por sus padres para ayudarla a conseguir una propiedad, pero teme que será difícil.

“Cuando compré este apartamento, yo creía en Evergrande”, dice con decepción.

En un comunicado a la bolsa de Hong Kong, Evergrande dijo que ha designado a Houlihan Lokey Admiralty Harbour Capital como asesores financieros conjuntos, lo que supone la indicación más clara hasta ahora de que está estudiando sus opciones de reestructuración, según los analistas. La empresa también advirtió que no podía garantizar el cumplimiento de sus obligaciones.

El grupo aseguró que “las noticias negativas en los medios” han provocado “el continuo deterioro en la obtención de liquidez del grupo que, a su vez, coloca una enorme presión en el flujo de caja y la liquidez” de la compañía.El Centro Evengrande en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu/archivo)El Centro Evengrande en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu/archivo)

Las acciones del grupo cayó cerca de 11% este martes al cierre de la bolsa de Hong Kong y desde principios de año acumulan una depreciación de casi 80%.

Un gran desafío para China

Evergrande es una de las mayores empresas privadas de China y uno de los líderes internacionales en la promoción inmobiliaria. Afirma emplear a 200.000 personas y tener a su cargo de manera indirecta 3,8 millones de empleos en el país.

Una estimación de Capital Economics indica que Evergrande tenía comprometida la finalización de 1,4 millones de propiedades a finales de junio.

Existe el temor de un contagio al endeudado sector inmobiliario de China, que representa un cuarto de su economía, con afectaciones al sector bancario y los inversores.

“El colapso de Evergrande sería el mayor desafío que el sistema financiero de China ha sufrido en años”, dijo Mark Williams, economista jefe de Asia en Capital Economics.Una mujer pasa junto a un anuncio inmobiliario de Emerald Bay de China Evergrande en Hong Kong, China. 25 de agosto de 2021. (REUTERS / Tyrone Siu)Una mujer pasa junto a un anuncio inmobiliario de Emerald Bay de China Evergrande en Hong Kong, China. 25 de agosto de 2021. (REUTERS / Tyrone Siu)

“Los mercados no parecen preocupados ante el potencial de un contagio financiero por ahora”, pero “esto cambiará en caso de una quiebra a gran escala” que probablemente obligaría al banco central a intervenir, indicó Williams.

“El desenlace más probable sería una reestructuración en que otros promotores asuman los proyectos por terminar de Evergrande a cambio de quedarse parte de la cartera de propiedades”, añadió.

Beijing califica a Evergrande de “rinoceronte gris”, término que define a una gran empresa con un endeudamiento alarmante y que presenta un riesgo financiero sistémico.

Aunque ha vendido participaciones en algunos de sus múltiples activos y ha ofrecido importantes descuentos para deshacerse de bienes inmuebles, en la primera mitad de año registró un 29% de caída de sus beneficios.

También tiene dificultades para vender sus oficinas en Hong Kong, incluso con un precio a la baja.

A principios de mes, Bloomberg aseguró que algunos acreedores habían reclamado al grupo el reembolso inmediato de los préstamos otorgados.

Evergrande fue fundado en 1996 por Xu Jiayin, que se convirtió en el hombre más rico de China durante el boom inmobiliario del país en los años 1990.Xu Jiayin, presidente de Evergrande, es la quinta fortuna de China (REUTERS/Bobby Yip/archivo) Xu Jiayin, presidente de Evergrande, es la quinta fortuna de China (REUTERS/Bobby Yip/archivo)

En esos años invirtió en masivas promociones en nuevas ciudades y en 2009 recaudó 9.000 millones de dólares en su salida a la bolsa de Hong Kong.

Un año después, el magnate compró un club de fútbol en dificultades y lo renombró Guangzhou Evergrande, que desde entonces ha ganado ocho ligas y ha fichado estrellas como el brasileño Robinho o el colombiano Jackson Martínez.

Un proceso de diversificación que, desde hace unos años, llevó a la empresa a invertir en sectores muy diferentes.

Presente en el floreciente mercado de la alimentación y el agua mineral con Evergrande Spring, también creó parques de ocio para niños, que deseaba fueran “más grandes” que los de su rival, Disney.

También está presente en el turismointernettecnología digital, seguros, salud… e incluso la industria de los autos eléctricos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba