El Mundo

El papa Francisco reforzó el control sobre el dinero del Vaticano tras el escándalo de USD 244 millones con las propiedades de lujo en Londres

El papa Francisco emitió un nuevo decreto para hacer más transparentes los fondos destinados a la caridad y endurecer los controles sobre las finanzas del Vaticano,luego de que se generara un escándalo por un acuerdo de propiedades de lujo en Londres.

El objetivo principal es la Secretaría de Estado, la parte más importante de la administración vaticana, que deberá renunciar a la gestión de sus fondos, inversiones e inmuebles y someterse a la supervisión de otras dos oficinas económicas.

El decreto, que fue publicado el lunes pasado y firmado por el papa el 26 de diciembre, entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2021.

En 2014, la secretaría invirtió unos 244 millones de dólares como socio en un acuerdo para comprar un edificio de lujo en Londres. A medida que el trato se volvió cada vez más oneroso, pagó decenas de millones de tarifas a los intermediarios en un intento por cambiar los términos.

El cardenal George Pell, ex tesorero del Vaticano, dijo a la agencia de noticias Reuters a principios de este mes que hubo “pérdidas enormes”. En septiembre pasado, Francisco despidió al cardenal Angelo Becciu, un ex alto funcionario de la Secretaría.Cardenal Giovanni Angelo Becciu. REUTERS/Guglielmo Mangiapane/ArhivoCardenal Giovanni Angelo Becciu. REUTERS/Guglielmo Mangiapane/Arhivo

Una investigación sobre el acuerdo de Londres llevó a la suspensión el año pasado de cinco empleados de la Santa Sede, cuatro de la Secretaría. El Vaticano también ha acusado a los intermediarios de extorsión.

Los bienes de la Secretaría de Estado son transferidos a un departamento denominado Administración del Patrimonio de la Santa Sede y serán supervisados por la Secretaría de Economía.

La Secretaría de Estado también pierde el control del llamado “Óbolo de San Pedro”, un fondo al que los fieles pueden contribuir y que está destinado a ayudar al papa a dirigir la Iglesia y financiar sus organizaciones benéficas.

Se trata de un nuevo paso en la reforma económica emprendida por Benedicto XVI con la creación de la Autoridad Información Financiera (AIF) para vigilar las operaciones sospechosas en las cuentas bancarias del Vaticano. De esta manera, Francisco completa un proceso de unificación de las compras e inversiones del Vaticano en un solo ente para mejorar la organización de la Curia Romana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba