El Mundo

El Robinson Crusoe italiano dejará la isla donde vivió solo durante 32 años

Varias amenazas de desalojo finalmente agotaron a Mauro Morandi que ha sido cuidador de la isla de Budelli desde 1989

Un hombre conocido como el Robinson Crusoe italiano, que ha vivido solo en una isla mediterránea durante más de 30 años después de encontrarse con dificultades en el mar, ha dicho que finalmente se está rindiendo a la presión de las autoridades para que se vaya y se mudará a un pequeño apartamento.

Mauro Morandi, de 81 años, se topó con Budelli, una isla de Cerdeña conocida por su playa de arena rosada, en 1989 después de que su catamarán se averiara camino al Pacífico sur. En un giro fortuito del destino, Morandi descubrió que el cuidador de la isla estaba a punto de retirarse, por lo que abandonó el viaje en velero, vendió su barco y asumió el cargo.

Desde entonces, Morandi, cuya casa es un antiguo refugio de la Segunda Guerra Mundial con vistas a una bahía, ha llegado a conocer todas las rocas, árboles y especies de animales del escarpado islote.

Morandi dijo que había decidido irse a fines de mes luego de varias amenazas de desalojo por parte de las autoridades del parque nacional La Maddalena, que manejan Budelli desde 2016 y quieren reclamar su casa y convertir la isla en lo que se ha calificado como un eje de educación ambiental.El paisaje de Budelli. El paisaje de Budelli.

“He renunciado a la lucha”, anunció. “Después de 32 años aquí, me siento muy triste por irme. Me dijeron que tenían que trabajar en mi casa y esta vez parece ser real”. Las autoridades del parque nacional han argumentado que Morandi hizo cambios en el edificio sin los permisos requeridos.

Morandi, originario de Módena, en el centro de Italia, dijo que se mudaría a un pequeño apartamento en la cercana La Maddalena, la isla más grande del archipiélago. “Viviré en las afueras de la ciudad principal, así que iré allí de compras y el resto del tiempo me quedaré solo”, dijo. “Mi vida no cambiará demasiado, todavía veré el mar”.Mauro Morandi mirando el atardecer en la isla de Budelli. (Facebook)Mauro Morandi mirando el atardecer en la isla de Budelli. (Facebook)

En cuanto a Budelli, dijo: “Espero que alguien pueda protegerlo tan bien como yo”.

Durante años, Morandi protegió la isla sin problemas, despejando sus caminos, manteniendo sus playas vírgenes y enseñando a los excursionistas de verano sobre su ecosistema.

Pero su papel se vio amenazado cuando la empresa privada propietaria de la isla quebró. Los planes para venderlo en 2013 a Michael Harte, un empresario de Nueva Zelanda que se comprometió a mantener a Morandi como cuidador, se vieron frustrados en medio de protestas y una intervención del gobierno italiano. En 2016, un juez de Cerdeña dictaminó que la isla volviera a estar en manos públicas.Mauro Morandi descansando en la playa de la isla. Mauro Morandi descansando en la playa de la isla.

A los turistas se les ha prohibido caminar en la playa rosa de Budelli, de donde a menudo se robaba arena, y nadar en el mar desde la década de 1990, pero pueden visitar la isla durante el día en bote y se les permite caminar por un sendero detrás de la playa.

En los últimos años, varias peticiones han atraído miles de firmas en apoyo de mantener a Morandi en la isla. Sus numerosos seguidores expresaron su decepción y enojo en su página de Facebook.Mauro Morandi dice que se mudará a un departamento junto al mar y dejará la isla que lleva décadas siendo su hogar. Mauro Morandi dice que se mudará a un departamento junto al mar y dejará la isla que lleva décadas siendo su hogar.

“No hay palabras … la destrucción del paraíso comenzará”, escribió Carmelia Mangano, mientras que Mirella Della Vecchia dijo: “No puedo imaginar a Budelli sin la protección de Mauro … ¡debes resistir!” Salvatore Sechi instó a los habitantes de las otras islas del grupo La Maddalena a “rebelarse contra esta injusticia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba