El Mundo

El tapabocas y la distancia social, dos poderosas herramientas que ayudan a evitar mutaciones del SARS-CoV-2, según nuevo estudio

El avance de los contagios de COVID-19 en el mundo crea un caldo de cultivo para que se produzcan nuevas mutaciones del virus SARS-CoV-2, han advertido los científicos. También han coincidido en que la vacunación masiva es la mejor defensa para contener los contagios cualquiera sea la cepa. Pero un nuevo estudio publicado hoy en Scientific Report en base a proyecciones matemáticas advirtió sobre la necesidad de complementar las vacunas con otras acciones preventivas, ya que, al producirse una relajación en las medidas “no farmacéuticas”, como el uso de tapaboca y el distanciamiento social, en momentos en que una gran cantidad de personas ya han sido vacunadas “la probabilidad de aparición de una cepa resistente aumentó considerablemente”, aseguró.

“Como se esperaba, encontramos que una tasa rápida de vacunación disminuye la probabilidad de aparición de una cepa resistente. Contrariamente a la intuición, cuando se produjo una relajación de las intervenciones no farmacéuticas en un momento en que la mayoría de las personas de la población ya habían sido vacunadas, la probabilidad de aparición de una cepa resistente aumentó considerablemente”, dijeron los autores del estudio firmado, entre otros por Simón A. Rella, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria, junto a Emmanouil T. Dermitzakis, del Departamento de Medicina Genética y Desarrollo, Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra, Suiza.

“Nuestros resultados sugieren que los formuladores de políticas y las personas deberían considerar mantener intervenciones no farmacéuticas y comportamientos de reducción de la transmisión durante todo el período de vacunación. cuando se produjo una relajación de las intervenciones no farmacéuticas en un momento en que la mayoría de los individuos de la población ya habían sido vacunados, la probabilidad de aparición de una cepa resistente aumentó considerablemente”, insistieron los autores del estudio de proyección.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), revisaron esta semana sus directrices para el uso de mascarillas en interiores con el fin de ayudar a frenar la propagación del COVID-19. El cambio está siendo implementado dos meses después de que la agencia relajó su recomendación de uso de mascarillas, declarando que la gente completamente vacunada ya no tenía que portarlas en espacios públicos cerrados. Desde entonces, la agencia también señaló que los adultos y adolescentes vacunados ya no necesitaban usar mascarillas en campamentos de verano y escuelas.Distancia social y tapabocas, también ayudan a evitar las mutaciones (EFE/Ernesto Mastrascusa/Archivo) Distancia social y tapabocas, también ayudan a evitar las mutaciones (EFE/Ernesto Mastrascusa/Archivo)

El nuevo consejo de “enmascaramiento” del CDC se basó en parte en datos que muestran que el virus puede prosperar en las vías respiratorias de las personas vacunadas. La recomendación se basó en gran medida en un hallazgo problemático, según la doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC. “Una nueva investigación mostró que las personas vacunadas infectadas con la variante Delta portan enormes cantidades del virus en la nariz y la garganta”, expresó Walensky.

Un documento interno de ese organismo que se conoció hoy indica que la variante Delta es más transmisible que los virus que causan MERS, SARS, Ébola, el resfriado común, la gripe estacional y la viruela.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) caracteriza a las más graves como “variantes preocupantes” y dispuso llamarlas con las letras griegas. Así, las que reciben la categorización citada son la Alpha, Beta, Gamma y Delta. Los cuatro surgieron en la segunda mitad de 2020, aunque tomó algún tiempo para que las variantes más transmisibles se extendieran más ampliamente. La siguiente categoría de “variantes de interés”, sospechosas de ser más transmisibles o resistentes a las vacunas, incluye Eta, Iota, Kappa y Lambda.

Los científicos ya han advertido que es inevitable una mayor evolución del virus debido a la forma en que el código genético puede ser alterado por errores en el mecanismo de copia durante la replicación. La mutaciones pueden ser neutrales, pero ocasionalmente aumenta la “aptitud” del virus, lo que le permite infectar células humanas con mayor facilidad, lo que sería, por ejemplo el caso de Delta, la variante que está dominando en el mundo y que, según los expertos, es inevitable que comience a circular en Argentina, se habían detectado hasta ayer 46 casos. Este número se alteró a raíz del viajero procedente de Lima, Perú, que contagió de coronavirus a 13 miembros de su familia en la provincia de Córdoba, de los cuales a 12 se les detectó la variante Delta, las autoridades sanitarias ya aislaron a unas 160 personas por considerarlas contactos estrechos de los casos confirmados.

En función del fuerte avance que tiene la enfermedad en el mundo, los científicos advierten que se ha ingresado en una nueva fase peligrosa de la pandemia, ya que la tercera ola del coronavirus crea un caldo de cultivo fértil para nuevas variantes más infecciosas y potencialmente resistentes a las vacunas.

“Nos ha sorprendido más de una vez por la evolución de las variantes, aunque tal vez no deberíamos habernos sorprendido porque el virus se trasladó recientemente a los seres humanos y todavía se está adaptando a sus nuevos huéspedes”, dijo Nick Loman, profesor de genómica microbiana en Universidad de Birmingham en el Reino Unido. “Hemos sido honrados por este virus antes y nadie puede predecir con seguridad lo que sucederá en el futuro”.

Las infecciones en todo el mundo han aumentado a un promedio de 540.000 por día y un promedio de casi 70.000 muertes semanales, dijo la OMS esta semana, impulsadas por la variante Delta más transmisible.El estudio encontró que el peligro de que se establecieran cepas resistentes a las vacunas era mayor cuando más del 60 por ciento de la población estaba vacunados y otras medidas, en particular el uso de mascarillas y la restricción de los contactos sociales, se han levantado (REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana)El estudio encontró que el peligro de que se establecieran cepas resistentes a las vacunas era mayor cuando más del 60 por ciento de la población estaba vacunados y otras medidas, en particular el uso de mascarillas y la restricción de los contactos sociales, se han levantado (REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana)

Además de propagarse en países con bajas tasas de inoculación, un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria y el Departamento de Medicina Genética y Desarrollo, Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra, publicado este viernes en Scientific Reports , encontró que el peligro de que se establecieran cepas resistentes a las vacunas era mayor cuando más del 60 por ciento de la población estaba vacunados y otras medidas, en particular el uso de mascarillas y la restricción de los contactos sociales, se han levantado.

“El establecimiento de una cepa resistente en ese momento puede conducir a rondas seriadas de evolución de cepas resistentes, con el desarrollo de vacunas poniéndose al día en la carrera armamentista evolutiva contra nuevas cepas”, dijo el estudio.

“Estamos tratando de entender por qué Delta es más transmisible”, dijo Maria Van Kerkhove, líder técnica de COVID-19 de la OMS. “Algunas de las mutaciones permiten que el virus se adhiera a la célula más fácilmente y, por lo tanto, la infecte”.

Delta es aproximadamente dos veces más transmisible que la variante Alpha registrada por primera vez en Inglaterra, que en sí misma era un 40% más infecciosa que las formas anteriores del virus detectadas por primera vez en China, según datos de estudios internacionales.

El número de reproducción R0, que mide la transmisibilidad, se estima en alrededor de 3 para el virus original en Wuhan y cerca de 6 para Delta, dijo Loman en la Universidad de Birmingham. Eso significa que una persona promedio infectada con Delta en una población desprotegida por vacunación, infección previa y medidas de distanciamiento social lo transmitiría a otras seis personas.

La mayoría de las variantes de interés o preocupación han acumulado alrededor de 20 mutaciones individuales en las 30.000 letras bioquímicas que componen el código genético. La investigación molecular realizada por virólogos como Ravi Gupta, profesor de microbiología de la Universidad de Cambridge, tiene como objetivo proporcionar una mayor comprensión de cómo afectan el comportamiento de SARS-CoV-2.

Gupta dijo que los cambios en la proteína de pico, que permiten que el virus ingrese a las células humanas de manera más efectiva, parecen más importantes, aunque se necesita más investigación. “Conocemos algunas de las mutaciones involucradas, pero no conocemos la historia completa”, agregó.

De las variantes existentes, Beta, que surgió en Sudáfrica, parece ser la más capaz de reinfectar a los vacunados. Los temores sobre Beta llevaron al Reino Unido a colocar este mes a Francia en una categoría especial de viajes “ámbar plus”. Los expertos franceses dicen que el Reino Unido ha calculado mal, ya que Delta está desplazando rápidamente a Beta como la variante dominante de Francia. “La variante Beta ha sido reemplazada por la variante Delta en todos los lugares donde ha estado circulando conjuntamente. Es menos ‘apropiado’ “, dijo Sylvie Van der Werf, genetista molecular del Institut Pasteur de París.

El proceso preciso a través del cual el virus adquiere una serie de mutaciones con impacto suficiente para calificar como una nueva variante sigue siendo un misterio, aunque a veces puede suceder dentro de un individuo que sufre una infección prolongada. Gupta y sus colegas estudiaron a un paciente de Cambridge con un sistema inmunológico deteriorado en quien el virus se replicó durante más de tres meses antes de morir. Se desarrolló una serie de mutaciones similares a las observadas en la variante Alpha, aunque esta variante de un solo hombre no infectó a nadie más.

“Hay algunos datos de Brasil que sugieren que Gamma pudo haber evolucionado allí a través de formas intermedias de manera escalonada durante la primera ola de la pandemia en lugar que en un individuo, aunque no había suficiente vigilancia genómica en ese momento para capturar el proceso”, dijo Oliver Pybus, profesor de evolución y enfermedades infecciosas en la Universidad de Oxford.

Aún no está claro cuánto más puede evolucionar el SARS-CoV-2 a medida que se adapta a una población huésped que está cada vez más inmunizada a través de la infección y la vacunación.

La mayoría de los virus que persisten en las poblaciones humanas finalmente se han vuelto menos virulentos durante un período de décadas o siglos; se cree que algunos coronavirus que ahora causan síntomas leves similares a los del resfriado comenzaron causando enfermedades más graves, pero los científicos advierten que este no es un proceso inevitable.

“Cuanto más circule el virus, más cambiará”, advirtió Kerkhove de la OMS. “Delta no será la última variante de preocupación de la que nos escuche hablar”, dijo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba