El Mundo

La investigación de la Fiscalía de Nueva York confirmó que el gobernador Andrew Cuomo acosó sexualmente a múltiples mujeres

Una investigación sobre el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, concluyó que acosó sexualmente a múltiples mujeres, empleadas actuales y anteriores del gobierno estatal, anunció el martes la fiscal general del estado, Letitia James.

La investigación de casi cinco meses, llevada a cabo por dos abogados externos que hablaron con 179 personas, determinó que la administración de Cuomo era un “ambiente de trabajo hostil” y que estaba “plagado de miedo e intimidación”.

Estas entrevistas y pruebas revelaron una imagen profundamente perturbadora pero clara: El gobernador Cuomo acosó sexualmente a empleados estatales actuales y anteriores, leyes federales y estatales”, dijo James en una conferencia de prensa el martes.

Entre las personas consultadas se encontraban denunciantes, miembros actuales y antiguos de la cámara ejecutiva, policías estatales, otros empleados estatales y otras personas que interactuaban regularmente con el gobernador.

En al menos una ocasión, según la investigación, Cuomo y su personal superior trabajaron para tomar represalias contra una ex empleada que le acusó de haber cometido un delito. También se descubrió que Cuomo había acosado a mujeres fuera del gobierno, según la investigación.

James dijo que la investigación no habría sido posible sin las “heroicas mujeres que se presentaron”.La fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James (Reuters)La fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James (Reuters)

Cuomo se enfrentó el pasado invierno a múltiples acusaciones de haber tocado y acosado sexualmente de forma inapropiada a mujeres que trabajaban con él o que conoció en actos públicos. Una asistente de su oficina dijo que le había tocado el pecho. Otra, Lindsey Boylan, dijo que Cuomo la besó en los labios después de una reunión en su despacho y que “se desvivía por tocarme en la parte baja de la espalda, los brazos y las piernas”.

Después de que Boylan hiciera públicas sus acusaciones en diciembre, el gobierno de Cuomo desvirtuó su historia al hacer públicos unos memorandos de personal a los medios de comunicación en los que se revelaba que Boylan dimitió después de que se enfrentara a las quejas de que menospreciaba y gritaba a su personal. Boylan ha dicho que esos registros “se filtraron a los medios de comunicación en un esfuerzo por desprestigiarme”.

Otros empleados han dicho que el gobernador demócrata les hizo preguntas personales no deseadas sobre sexo y citas. Una ex asistente, Charlotte Bennett, dijo que Cuomo le preguntó si estaba dispuesta a tener relaciones sexuales con un hombre mayor.

El invierno pasado hubo un coro de peticiones de renuncia de Cuomo por parte de muchos de los principales demócratas electos de Nueva York, incluidos dos senadores estadounidenses, Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand. Pero Cuomo se negó a dimitir y ha estado recaudando fondos para un cuarto mandato.Un cartel de marzo pide la renuncia de Cuomo en Albany, Nueva York (Reuters)Un cartel de marzo pide la renuncia de Cuomo en Albany, Nueva York (Reuters)

Incluso el presidente, Joe Biden, respondió que sí debería renunciar si las denuncias eran confirmadas por la investigación. “Creo que entonces probablemente también sería procesado por la justicia”, añadió.

La postura de Cuomo sobre las acusaciones también se ha endurecido hasta convertirse en un desafío. El gobernador siempre ha negado haber tocado a nadie de forma inapropiada, pero inicialmente dijo que lamentaba si su comportamiento con las mujeres se había “malinterpretado como un coqueteo no deseado”. En los últimos meses, ha adoptado una postura más combativa, diciendo que no hizo nada malo y cuestionando los motivos de los acusadores y los críticos.

Se espera que el informe del fiscal general desempeñe un papel importante en la investigación que se está llevando a cabo en la Asamblea estatal para determinar si hay motivos para destituir a Cuomo.

La normativa del estado de Nueva York dice que el acoso sexual incluye conductas no deseadas de naturaleza sexual -desde el coqueteo no deseado hasta las bromas sexuales- que crean un ambiente de trabajo ofensivo, independientemente de la intención del autor.

El gobernador, por el contrario, ha afirmado en repetidas ocasiones que no tenía intención de acosar a nadie. Su oficina ha dicho que recibió la formación sobre acoso sexual exigida por el estado, pero no ha proporcionado ninguna documentación que demuestre que lo hizo.

Cuomo defendió una ley estatal histórica de 2019 que facilitó a las víctimas de acoso sexual probar su caso en los tribunales. Las presuntas víctimas ya no tienen que cumplir con la alta vara de probar que el acoso sexual es “severo y generalizado”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba