El Mundo

La Justicia de Estados Unidos abrió un nuevo proceso contra Alex Saab y otros ciudadanos colombianos

La historia de Alex Saab y Estados Unidos parece que seguirá creciendo. El testaferro del dictador venezolano, Nicolás Maduro, detenido el 12 de junio de 2020 cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla de Sal y que posee una orden de extradición por delitos de blanqueo de dinero; ahora, de acuerdo a información confidencial, estaría siendo investigado por el Tribunal norteamericano, además, por otras operaciones internacionales de blanqueamiento de dinero en Bogotá, Panamá, Hong Kong y Medio Oriente, junto con otros colombianos que ya habían sido mencionados pero que hasta el momento no tendrían una orden de captura.

Entre los colombianos involucrados, como lo menciona El Tiempo, que tuvo acceso a documentos privados, esta Álvaro Pulido, un empresario colombiano, que utilizó durante varios años una cédula de identidad que había sido cancelada por cuanto correspondía a una persona que murió en Miami en 2005, y el cual que cuenta con un historial con vinculaciones al narcotráfico.

A estos dos se le suma el nombre de uno de los hijos de Saab, Shadi Nain Saab Certaín, que aparece como directivo de Group Grand Limited, una de las empresas que sirvió para mover el dinero que Estados Unidos rastrea. Al igual que el hijo de Pulido, Emanuel Enrique Rubio, por estar relacionado en los negocios del régimen venezolano.

Pero la lista continúa y a esta se le suma, el nombre del ex cónsul colombiano Javier Betancourt Valle, que por petición de autoridades de Bélgica esta siendo investigado por intentar negociar en el mercado bursátil europeo 200 millones de dólares en bonos de PDVSA. Además, la empresa colombiana Vran Holding, en cabeza de Adriana Martínez Rodríguez, la exesposa de Pulido, registró anticipos y avances por valor de 818 millones de pesos, recibidos de Good Central.

Por ahora las autoridades internacionales están a la espera de la extradición de Saab, quien al aparecer se encuentra en delicado estado de salud y no ha recibido la ayuda necesaria. Pese a su condición actual hace poco se publicó una carta en la que sujeto advertía que no se doblegaría ante Estados Unidos. Y que sumado a esto,el régimen de Nicolás Maduro le otorgó fuero político y le concedió nacionalidad venezolana como recursos para evitar que sea extraditado.

“Sus acusaciones hacia mí son tan ridículas y políticamente motivadas que no han podido encontrar ninguna prueba en mi contra. Hasta Suiza les destrozó el caso de extralimitación judicial al investigarme por tres años y no encontrar en 3,000 folios una sola operación, ni siquiera sospechosa de ser algo ilegal. Al igual, ha sucedido en otros países que me han investigado, siempre incitados por los palangrista que el mismo Elliot Abrahamz confesó públicamente utilizan” punutalizó el empresario cercano Maduro y agregó, “Mi inmunidad diplomática ha sido reconocida no solo por mi patria sino por China, Rusia, Irán, entre tantos otros países y a sus jueces no pueden amenazarlos con quitarles su famosa visa”.

Pese a las disputas políticas y el apoyo diplomático algunos analistas han comentado que si va a juicio su panorama es desolador. Y su única opción si llega a territorio de estadounidense es negociar para lograr una posible reducción de cargos.

Por otra parte es importante recordar que, el barranquillero tiene procesos abiertos en Colombia, donde la Fiscalía lo investiga por delitos cometidos mientras se desempeñaba como cabeza de la empresa Shatex S.A.. Adicionalmente, las autoridades adelantan procesos con fines de extinción de dominio sobre propiedades que ascienden a 38.00 unos 12 millones de dólares.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba