El Mundo

La ONU advierte sobre la gran ola de calor en Norteamérica: “Es más propia de Oriente Próximo”

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), dependiente de la ONU, ha lanzado este martes una alerta ante la “ola de calor excepcional y peligrosa” que está azotando el noroeste de EE UU y el oeste de Canadá, unas zonas que están más acostumbradas al frío que a las altas temperaturas. La OMM ha advertido de que “las temperaturas extremas representan una gran amenaza para la salud de las personas, la agricultura y el medio ambiente”, sobre todo en zonas no acostumbradas al calor y donde los habitantes no suelen tener equipos de aire acondicionado.

47,9 grados centígrados en la Columbia Británica (Canadá), 41,7º en la ciudad estadounidense de Seattle, 44,4º en Portland… La OMM ha intentado hacer un recuento de los récords que se están pulverizando. Pero ha admitido: “Se han batido tantos que es difícil hacer un seguimiento”. Las temperaturas que se están dando “son más típicas de Oriente Próximo que de una región que alberga las Montañas Rocosas y el Parque Nacional de los Glaciares”, ha añadido esta organización, que ha señalado el riesgo existente de derretimiento de glaciares y los deslizamientos de tierra que se pueden generar con ese proceso.

El municipio de Lytton, en la canadiense Columbia Británica, ha sido hasta ahora el epicentro del calor en este país, llegando a esos 47,9º el lunes pasado. La temperatura promedio de Lytton en junio es de 24 grados. En la Columbia Británica, se rompieron el domingo pasado 60 récords de calor; al día siguiente, el lunes, se volvieron a superar otras 59 marcas. Según ha informado este martes la policía montada de Canadá, desde que comenzó la ola de calor han atendido al menos 63 llamadas por muertes súbitas en Columbia Británica. La mayoría de los fallecidos eran personas mayores.

La previsión de la OMM es que sigan superándose los 45 grados durante al menos cinco días más en la zona. Los expertos calculan que el calor comenzará a bajar a partir del viernes. Armel Castellan, meteorólogo canadiense, ha explicado este martes a través de un comunicado que “menos del 40% de las viviendas tienen aire acondicionado en la costa [de Canadá], la gente está teniendo que ir a bibliotecas y centros comerciales para encontrar un par de horas de aire acondicionado”. Él mismo sostiene que ha estado durmiendo en una tienda de campaña. La apocalíptica escena en la zona se completa con los rayos que también están cayendo en los últimos días, que hacen que aumente el riesgo de incendios forestales. Las autoridades han prohibido las fogatas, los fuegos artificiales y el uso de chimeneas en todo el territorio de la provincia de la Columbia Británica.

La OMM ha recordado que hace menos de dos semanas se produjo otra ola de calor histórica en California, en el sureste de EE UU. El aumento en intensidad y en número de estas oleadas es una de las consecuencias del cambio climático sobre las que los expertos advierten desde hace años. Ocurre ya en España. Y se está dando también en otras zonas menos acostumbradas a las altas temperaturas.

Omar Baddour, jefe de la división de Vigilancia y Políticas Climáticas de la OMM, ha incidido este martes en la misma idea: “Las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas a medida que las concentraciones de gases de efecto invernadero conducen a un aumento de las temperaturas globales”. Además, estos fenómenos “están empezando antes y terminando más tarde y están cobrando cada vez más importancia para la salud humana”, ha añadido. Nikos Christidis, del servicio meteorológico del Reino Unido (Met Office), ha añadido por su parte: “Sin el cambio climático inducido por el hombre, habría sido casi imposible alcanzar temperaturas medias de junio tan altas en el oeste de los Estados Unidos, ya que las posibilidades de ocurrencia natural son una vez cada decenas de miles de años”.

La OMM se ha referido este martes al último gran informe, de 2018, del IPCC, el panel de expertos en cambio climático que asesora a la ONU, para advertir de los peligros de esta crisis medioambiental para la salud humana por el incremento de las olas de calor.

Solo en la Columbia Británica, entre el viernes y el lunes por la mañana, las ambulancias respondieron a 187 llamadas relacionadas con el agotamiento por calor y 52 por insolación.

Las temperaturas récord no solo se están dando en el norte del continente americano, también otras zonas del hemisferio norte están siendo golpeadas por el calor y experimentando “condiciones excepcionales”. Así está ocurriendo en el norte de África, la península Arábiga, Europa oriental, Irán y el noroeste del continente indio. Además, el oeste de Rusia y la costa del mar Caspio están sufriendo temperaturas “inusualmente altas” y donde se espera que en las próximas jornadas se llegue a los 40 grados de día y que durante las noches no se baje de los 25º.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba