El Mundo

Milagro en Nueva Jersey: un hombre se arrojó desde un noveno piso y un auto de lujo le salvó la vida

Un hombre se arrojó al vacío desde el noveno piso de un edificio de Nueva Jersey a 30 metros de altura y, afortunadamente, sobrevivió a la caída tras aterrizar sobre un auto BMW.

El hombre de 31 años, cuya identidad no ha sido revelada, traspasó el techo del coche de color negro, que le provocó heridas con sangre. El hecho ocurrió en Jersey City el miércoles por la mañana, alrededor de las 10.20 horas.

Cuando se levantó, con los fragmentos de cristal y el techo roto del coche, el hombre vio que su brazo derecho estaba roto y preguntó a los testigos: “¿Qué ha pasado?”, según el medio británico Daily Mail.

“Oí un gran estruendo y al principio no pensé que fuera una persona”, dijo al New York Post Christina Smith, de 21 años, que vio al hombre caer desde el edificio del número 26 de Journal Square. “La ventanilla trasera del coche se rompió y explotó”, agregó.

Smith declaró a Daily Mail que al principio pensó que el estallido era un pájaro, pero en cuanto vio al hombre herido, llamó al 911.

“Entonces el hombre saltó del coche y se tiró al suelo gritando ‘¿Qué ha pasado?’ y pidiendo ayuda”, al tiempo que añadió que su brazo “estaba todo retorcido”.

“Intenté calmarlo porque su brazo estaba muy roto. Grabé la escena y me quedé incrédula porque nunca había visto algo así. Me quedé en shock. Era como estar en una película”, explicó.

En las imágenes se ve al hombre luchando por levantarse del coche con una mascarilla ensangrentada, que aún colgaba de su oreja izquierda, y con sangre en la frente.

En un video aparece rodando dolorosamente por la acera antes de ser trasladado al hospital en una ambulancia en estado crítico, dijo la portavoz de Jersey City, Kimberly Wallace-Scalcione.

“Gracias a Dios, probablemente ayudó el hecho de que llevara una chaqueta mullida”, dijo Smith, que trabaja en el sector de las ventas. Cree que el abrigo pudo haberlo salvado de lesiones más graves.

Testigos y trabajadores del edificio declararon a The New York Post que el hombre no trabajaba dentro del edificio y que no saben por qué estaba allí.

“Cayó en el coche a través del techo solar, luego salió del vehículo y cayó al suelo”, dijo Mark Bordeaux, de 50 años, que trabaja en el edificio y vio las consecuencias, de acuerdo a Daily Mail.

Intentaba levantarse, pero la gente le reiteraba que se quedara en el suelo: “No sabes lo herido que estás”, le decían.

La víctima se quedó allí hasta que llegaron la policía y las ambulancias, mientras continuaba diciendo: “Déjenme en paz, quiero morir”. Uno de sus brazos estaba claramente roto, pero estaba consciente y se movía.

Aunque la policía sigue la investigación, el incidente no implica circunstancias sospechosas, dijo Wallace-Scalcione.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba