El Mundo

Munguía Payés pide que su caso pase a un juzgado común

El Juzgado Especializado de Instrucción “A” de San Salvador, suspendió la Audiencia Preliminar contra el ex Ministro de la Defensa Nacional, David Victoriano Munguía Payés, quien es procesado por Agrupaciones Ilícitas, Incumplimiento de Deberes y Actos Arbitrarios, en el marco de la tregua entre pandillas que se gestó cuando fungió como funcionario de Mauricio Funes, prófugo en Nicaragua.

La diligencia se postergó debido a que la defensa del militar solicitó la suspensión del proceso y que pase a un juzgado común, debido a que el tribunal “no es competente” para conocer delitos de esta índole.

“En síntesis (señalan) que el Tribunal no es competente para conocer el caso, en razón que la defensa considera que no estamos ante crimen organizado, es algo que la representación fiscal no comparte”, manifestó el fiscal del caso.

El argumento de la Fiscalía General de la República (FGR), es que el ex jefe castrense “utilizó” el aparato estatal para propiciar los delitos mencionados al interior de los centros penales y en las instituciones públicas para beneficiar a las pandillas, a cambio de que redujeran la estadística de los homicidios en el año 2013.

El viernes el tribunal remitirá a una instancia superior la recusación de la defensa, entre tanto Munguía Payés goza de arresto domiciliar, debido a un dictamen médico que consigna que el ex funcionario padece de hipertensión.

En el requerimiento fiscal, se acusa a Munguía Payés y a Funes de valerse de sus cargos en el Gobierno para facilitar la tregua entre las dos pandillas del país: la MS y la 18.

Para sostener esta tesis, el Ministerio Público presentó elementos periciales, documentales y testimoniales que acreditan, cómo supuestamente Munguía Payés giraba órdenes para contactar a los cabecillas pandilleriles recluidos en cárceles, para llevar a cabo reuniones con personeros del Gobierno.

Entre las pruebas están las escuchas telefónicas y declaraciones de dos testigos criteriados: “Noé”, quien reveló la vinculación de pandillas con funcionarios en el caso conocido como Operación Cuscatlán y “Salomón”, que aseguró en el juicio contra Raúl Mijango –mediador de las pandillas-, que el ex ministro era uno de los principales interlocutores para facilitar beneficios carcelarios y económicos.

La defensa argumentó la versión de la FGR, con que se trataba de “política pública” y un proceso de pacificación, en el que el Gobierno facilitaba el diálogo entre las pandillas para que no se atacaran. Alegando que en ese año, Munguía Payés fue Ministro de Justicia y Seguridad, la institución a cargo de la administración de las cárceles y los programas de reinserción; por lo que formaba parte de las labores cotidianas.

“No era circunscrito al tema de pandillas, sino también a la rehabilitación, fortalecimiento institucional y operaciones de inteligencia”, indicó el abogado Manuel Chacón, quien defiende a Munguía Payés.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba