El Mundo

Quién tiene más responsabilidad del crecimiento en la exposición de los niños a las pantallas, ¿la pandemia o los padres?

Una encuesta reciente en EEUU reveló que la gran mayoría de los adultos está preocupado por un aumento masivo en el tiempo que pasan sus hijos frente a las pantallas, pero ellos mismos tienen ese hábito y no son ejemplo a seguir

La falta de presencialidad escolar debido a la pandemia ha provocado un aumento masivo en el tiempo de pantalla para los niños. Una encuesta reciente de Parents Together, una entidad a cargo de padres con más de 2 millones de miembros, revela que la gran mayoría de los adultos están preocupados por un aumento masivo en el tiempo de pantalla de sus hijos. Casi la mitad de los hijos de los encuestados (48%) pasan actualmente más de seis horas al día en línea, un aumento de casi el 500% desde antes de la crisis.

Protegemos a los niños de los extraños, siempre sabemos su paradero y pasamos horas viéndolos practicar deportes, pero no monitoreamos el tiempo que pasan frente a la pantalla. Nos quejamos de que nuestros hijos no nos prestan atención, pero nos ven revisar los mensajes de texto, ver Netflix en exceso y frecuentar las redes sociales. Una “dieta de juego” saludable requiere que los padres asuman la responsabilidad del uso excesivo de tecnologías basadas en pantallas por parte de sus hijos.

El tiempo que los niños pasan frente a la pantalla sigue siendo un importante problema de salud en la actualidad. La investigación realizada por Patricia Greenfield, especialista de la Universidad de California demostró que los estudiantes de secundaria que no usaron pantallas durante cinco días fueron mejores para leer las emociones de otras personas que sus compañeros que tenían acceso continuo a tecnologías basadas en pantallasEstudio tras estudio ha indicado que ver televisión en exceso está asociado con la obesidad.

La investigación del doctor Andrew Przybylski en 4.500 niños de 10 a 15 años encontró que los niños que pasan más de tres horas al día jugando videojuegos informaron menos satisfacción, menos interacciones sociales y más problemas emocionales que sus compañeros que jugaban una hora al día. Curiosamente, los niños que no jugaron en absoluto también informaron más dificultades de adaptación que los compañeros que jugaron una cantidad modesta de tiempo.Incluso la Academia Estadounidense de Pediatría, tradicionalmente estricta, ha relajado sus recomendaciones sobre todo en este último año y medio, con la advertencia de que los padres deben participar más en los tiempos de pantallas de sus hijos (REUTERS)Incluso la Academia Estadounidense de Pediatría, tradicionalmente estricta, ha relajado sus recomendaciones sobre todo en este último año y medio, con la advertencia de que los padres deben participar más en los tiempos de pantallas de sus hijos (REUTERS)

El más reciente Manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5) agregó el diagnóstico de trastorno de los juegos de Internet debido a la creciente preocupación por la naturaleza adictiva del uso de tecnologías basadas en pantallas por parte de niños (y adultos).

Se atribuye una tasa de incidencia de hasta el 8% a los adolescentes que muestran una preocupación u obsesión por los juegos. Para aumentar sus preocupaciones sobre el tiempo excesivo frente a la pantalla en casa, un número creciente de niños pasan el día escolar comprometidos con la tecnología. Ya sea jugando Minecraft, viendo videos de YouTube, enviando mensajes de texto a amigos, revisando Instagram, viendo Netflix o haciendo la tarea escolar, los niños pasan una cantidad increíble de tiempo con los ojos pegados a las pantallas.

“Los críticos se han apresurado a culpar a la tecnología, las empresas de medios y una serie de normas socioculturales modernas por el tiempo excesivo de los niños frente a la pantalla”, afirma Randy Kulman, psicólogo clínico infantil, fundador de Learning Works for Kids. Las cinco empresas más grandes de los Estados Unidos son Apple, Alphabet (Google), Microsoft, Amazon y Facebook, todas compañías de medios que se benefician directamente del aumento de tiempo frente a la pantalla. “Y los niños son los principales consumidores de tiempo frente a la pantalla”, completa el especialista.

Sin embargo, incluso la Academia Estadounidense de Pediatría, tradicionalmente estricta, ha relajado sus recomendaciones sobre todo en este último año y medio, con la advertencia de que los padres deben participar más en los tiempos de pantallas de sus hijos. “Los padres son la primera línea en el uso de la tecnología -indica Kulman-. Les están comprando teléfonos inteligentes a edades cada vez más tempranas (la edad promedio de los niños que obtienen un teléfono inteligente es de 10,3 años), a partir de los cuales un niño tiene acceso directo y sin adulterar a todo lo bueno y lo malo de Internet. Los padres controlan el acceso a Internet en casa y pagan los planes de telefonía celular que usan sus hijos”.

La gran mayoría es consciente del atractivo adictivo de los medios digitales interactivos porque con frecuencia lo experimentan ellos mismos. Los padres reconocen los riesgos del acceso a Internet, pero a menudo se sienten impotentes o eligen hacer poco frente a estos peligros potenciales. Las tecnologías basadas en pantallas no desaparecerán y se convertirán cada vez más en herramientas para aprender y comunicarse con el mundo, pero cuando los niños pasan demasiado tiempo con la tecnología, no lo pasan jugando, creando, haciendo ejercicio, experimentando la naturaleza y construyendo. relaciones.

Entonces, ¿son los padres realmente los culpables, al menos en parte, de este problema de tiempo frente a la pantalla? “Hacemos muy poco para interactuar con ellos cuando pasan la mayor parte de su tiempo, frente a tecnologías basadas en pantallas -continúa el psicólogo infantil-. Esta es realmente una nueva frontera, y muchos de los padres de la era digital de hoy no tienen un modelo para controlar el tema del tiempo frente a la pantalla”.En una encuesta realizada por la red de televisión de preescolar Sprout, el 92% de los padres admitió que no saben lo suficiente sobre las tecnologías que están usando sus hijos (REUTERS)En una encuesta realizada por la red de televisión de preescolar Sprout, el 92% de los padres admitió que no saben lo suficiente sobre las tecnologías que están usando sus hijos (REUTERS)

Gracias a ese estudio de Common Sense Media, se sabe que la mayoría de los adolescentes pasan un promedio de 9 horas al día frente a una pantalla. Si bien es preocupante, esa cifra comienza a tener sentido cuando se coloca junto a los resultados de un estudio más reciente de Common Sense Media que encontró que los padres consumen un promedio de 9 horas de tiempo frente a la pantalla al día.

Uno de los aspectos más difíciles de la crianza de los hijos en la era digital es que los niños a menudo saben más sobre tecnología que sus padres. Son maestros de los juegos, aplicaciones y plataformas de redes sociales antes de que siquiera los adultos hayan oído hablar de ellos. Los niños no solo son más capaces de adaptarse y navegar en el mundo digital, sino que muchos padres también parecen haberse resignado a la idea de que son incapaces de mantenerse al día con la tecnología.

En una encuesta realizada por la red de televisión de preescolar Sprout, el 92% de los padres admitió que no saben lo suficiente sobre las tecnologías que están usando sus hijos. No es de extrañar que les resulte tan fácil navegar sin las pautas y controles de los padres. Los padres que juegan videojuegos con sus hijos, requieren conexiones en las redes sociales y se toman el tiempo para hablar con sus hijos sobre los medios informan que tienen más confianza en el juicio de sus hijos sobre el uso del tiempo de pantalla.

Sin embargo, simultáneamente, el tiempo frente a una pantalla tiene importantes beneficios académicos, sociales y de desarrollo de habilidades. Los niños parecen aprender mejor de las lecciones basadas en juegos y cuando se involucran con la tecnología en general. A pesar de los temores que los padres continúan reconociendo en las encuestas, la gran mayoría informa que cree que la tecnología es beneficiosa, y hay muchos estudios científicos que respaldan esa creencia.

Una hora de juego de video al día en realidad puede ser bueno para el ajuste psicológico de un niño. esa “hora por día” es la clave: establecer límites debe consistir en encontrar un equilibrio entre el tiempo frente a la pantalla y otras actividades de una “dieta de juego” saludable. “De la misma manera que somos responsables de la nutrición y el bienestar físico de nuestros niños -afirma Kulman-, jugamos el papel clave en equilibrar su tiempo frente a la pantalla con otras actividades, establecer límites efectivos y respetuosos, modelar el uso apropiado de la tecnología, mantenerlos seguros en línea y ser involucrados activamente en sus vidas digitales”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba