El Mundo

Robert Durst fue condenado por el crimen de su mejor amiga: retrato de un narcisista millonario que se creía por encima de la ley

Un jurado de Los Ángeles condenó a Robert Durst el viernes por asesinar a su mejor amiga hace 20 años en un caso que cobró nueva vida después de que el heredero de bienes raíces de Nueva York participara en un documental que lo relacionaba con el asesinato vinculado a la desaparición de su esposa en 1982.

Durst, de 78 años, fue condenado por el asesinato en primer grado de Susan Berman, quien recibió un disparo a quemarropa en la nuca en su casa de Los Ángeles en diciembre de 2000 mientras estaba preparada para decirle a la policía cómo había ayudado a encubrir el asesinato de la esposa de Durst.

Berman, la hija de un mafioso de Las Vegas, fue la confidente de Durst por mucho tiempo, y les dijo a sus amigos que ella le proporcionó una coartada falsa después de que la esposa del millonario desapareciera.

Durst fue arrestado en 2015 mientras se escondía en un hotel de Nueva Orleans horas antes de la emisión del episodio final de The Jinx: The Life and Deaths of Robert Dursten el que se enfrentó a pruebas incriminatorias e hizo lo que los fiscales aseguraron que fue una confesión.

Se podía escuchar a Durst murmurar para sí mismo, mientras estaba en el baño, aunque con el micrófono abierto: “Ahí está. Estás atrapado “.Retratos que se mostraron en el juicio de jóvenes de Durst y Berman, la hija de un mafioso de Las Vegas, que fue la confidente de Durst por mucho tiempo (Foto: REUTERS)Retratos que se mostraron en el juicio de jóvenes de Durst y Berman, la hija de un mafioso de Las Vegas, que fue la confidente de Durst por mucho tiempo (Foto: REUTERS)

La decisión de Durst de testificar en su propia defensa, con la esperanza de que se repitiera su absolución en el asesinato de Texas, fue contraproducente, ya que se vio obligado a admitir que mintió bajo juramento y su credibilidad quedó destruida cuando fue interrogado por el fiscal.

La condena marca una victoria para las autoridades que han tratado de poner a Durst tras las rejas por asesinato en tres estados. Durst nunca fue acusado de la desaparición de su esposa, quien nunca ha sido encontrada, y fue absuelto de asesinato en Galveston, Texasdonde admitió haber desmembrado el cuerpo de la víctima y arrojarlo al mar.

La historia de Durst, el hijo de un desarrollador inmobiliario de Nueva York, ha sido tema de los tabloides neoyorquinos desde que su esposa desapareció hace casi 30 años. Proporcionó giros en la trama tan numerosos que Hollywood no pudo resistirse a hacer un largometraje sobre su vida, que finalmente condujo al documental y al descubrimiento de nuevas pruebas del asesinato de Berman.

Durst huyó de la ley varias veces, disfrazado de mujer muda en Texas y quedándose bajo un alias en un hotel de Nueva Orleans con una máscara de látex para una presunta escapada. Se fugó en Texas y fue arrestado después de robar un sándwich de pollo en Pensilvania, a pesar de tener USD 37.000 en efectivo, junto con dos pistolas, en su auto de alquiler.

Más tarde bromeó diciendo que era “el peor fugitivo que el mundo haya conocido”.Cayó gracias al documental de HBO "The Jinx"Cayó gracias al documental de HBO «The Jinx»

Durst escapó del escrutinio de los investigadores cuando su esposa desapareció. Pero sus problemas reaparecieron a finales de 2000 cuando las autoridades de Nueva York reabrieron el caso.

Su abogado le dijo que estuviera preparado para ser acusado en el caso y huyó de una vida de lujo a Galveston, Texas, donde alquiló un apartamento barato como “Dorothy Ciner”, una mujer que además, fingía, no podía hablar. Eventualmente se quitó el disfraz después de contratiempos que incluyeron entrar a un baño de hombres y encender su peluca en un bar mientras prendía un cigarrillo.

Justo antes de Navidad, testificó que viajó a Los Ángeles para visitar a Berman para unas “vacaciones en casa” con planes para ver algunos de los sitios turísticos.

Durst, quien durante mucho tiempo había negado haber estado en Los Ángeles en el momento de la muerte de Berman, testificó en el juicio que la encontró muerta en el piso de un dormitorio cuando llegó.

Berman, una escritora que había sido amiga de Durst desde que eran estudiantes en la Universidad de California, Los Ángeles, tenía serios problemas financieros en ese momento. Durst le había dado USD 50.000 y los fiscales sugirieron que estaba tratando de sacarle más dinero diciéndole que iba a hablar con la policía.Alquiló un apartamento barato como “Dorothy Ciner”. Eventualmente se quitó la máscara de latex y el disfraz después de contratiempos que incluyeron entrar a un baño de hombres y encender su peluca en un bar mientras prendía un cigarrillo (Foto: REUTERS)Alquiló un apartamento barato como “Dorothy Ciner”. Eventualmente se quitó la máscara de latex y el disfraz después de contratiempos que incluyeron entrar a un baño de hombres y encender su peluca en un bar mientras prendía un cigarrillo (Foto: REUTERS)

Nueve meses después de la muerte de su amiga Berman, Durst mató a su vecino de Galveston, Morris Black, en lo que dijo fue un accidente en defensa propia. Durst dijo que encontró a Black, de quien se había hecho amigo, en su apartamento con una pistola calibre 22 de Durst.

Durst fue absuelto después de testificar que el hombre de 71 años murió en una lucha por el arma. Durst luego cortó en trozos el cuerpo de Black y lo arrojó al mar. Fue condenado por destruir pruebas por descartar partes del cuerpo.

Después del juicio y la espantosa evidencia del desmembramiento, Durst descubrió que era un paria, dijo. A pesar de una fortuna estimada en USD 100 millones, varias asociaciones de condominios lo rechazaron y dijo que el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles no aceptaría su dinero a menos que hiciera una donación anónima.

Durst pensó que un largometraje de 2010 basado en su vida, Todas las cosas buenas, protagonizado por Ryan Gosling como él y Kirsten Dunst como Kathie, había sido en gran parte preciso y pintó un retrato comprensivo, a pesar de implicarlo en tres asesinatos. Solo objetó que lo representaron matando a su perro, algo que nunca haría.

Se acercó al cineasta y acordó sentarse para largas entrevistas para un documental. Animó a sus amigos a hacer lo mismo y les dio a los cineastas acceso a cajas con sus archivos.

Llegó a lamentar profundamente su decisión después de que The Jinx se emitiera en HBOen 2015, y lo calificó de un “muy, muy, muy grave error”.Una fotografía de él y su esposa Katie, a quien también asesinó Una fotografía de él y su esposa Katie, a quien también asesinó

Los realizadores del documental descubrieron una prueba crucial que lo conectaba con una nota anónima enviada a la policía que los dirigía al cuerpo sin vida de Berman.

Durst, que estaba tan seguro de que no podía estar conectado con la nota, dijo a los cineastas que “solo el asesino podría haber escrito” la nota.

Los cineastas lo confrontaron con una carta que le envió a Berman un año antes. La letra era idéntica y Beverly Hills estaba mal escrita como “Beverley” en ambos. No podía distinguir entre los dos pedazos de papel.

El momento proporcionó el clímax de la película porque tras ser confrontado Durst salió de la cámara y murmuró para sí mismo en un micrófono en vivo en el baño: “Los maté a todos, por supuesto”.“Es muy difícil de creer, de aceptar, que escribí la carta y no maté a Susan Berman”, testificó Durst (Foto: REUTERS)“Es muy difícil de creer, de aceptar, que escribí la carta y no maté a Susan Berman”, testificó Durst (Foto: REUTERS)

Durante 14 días de testimonios que fueron tan castigadores que el juez Mark Windham lo calificó de “devastador”, Durst negó haber matado a su esposa y a Berman, aunque dijo que mentiría si lo hubiera hecho.

Trató de explicar la nota y lo que los fiscales dijeron fue una confesión durante un momento de descuido.

Por primera vez, Durst admitió en el estrado de los testigos que envió la nota y que se encontraba en Los Ángeles en el momento de la muerte de Berman.

Durst dijo que envió la nota porque quería que encontraran a Berman, pero no quería que nadie supiera que había estado allí porque parecería sospechoso.

Reconoció que incluso él tenía dificultades para imaginar que podría haber escrito la nota sin matar a Berman.

“Es muy difícil de creer, de aceptar, que escribí la carta y no maté a Susan Berman”, testificó Durst.

Un fiscal dijo que fue una de las cosas más verdaderas que dijo Durst en medio de un montón de mentiras.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba