El Mundo

Una mujer se atendió con un ginecólogo durante nueve años y descubrió que era su padre biológico

Después de nueve años de exámenes vaginales y mamarios regulares con su ginecólogo, Morgan Hellquist se dio cuenta poco a poco de una situación angustiante. El médico en el que había confiado para innumerables exámenes era, según sospecha, su padre biológico.

El primer indicio se produjo durante una cita en abril, según alega Hellquist en una demanda presentada el pasado fin de semana. Hellquist nunca había conocido a su padre biológico, ya que fue concebida por inseminación artificial y nació en septiembre de 1985. Pero ella sabía una cosa, según la demanda: El médicoMorris Wortmanfacilitó la fecundación artificial de su madre, aunque ella y su familia creían que había sido con el esperma de un estudiante de medicina.

Durante la cita de abril, mientras Wortman realizaba una ecografía vaginal a Hellquist, el médico le habría pedido que se quitara la mascarilla porque se veía mejor sin ella. Wortman también invitó a su esposa a la sala de exploración para que conociera a Hellquist y así poder observar los rasgos de la mujer y discernir su parecido físico con Wortman, según la demanda. Entonces Wortman supuestamente dijo: “Eres realmente una buena chica, una buena chica”.

Fue entonces cuando Hellquist se dio cuenta de que Wortman, un hombre al que conocía desde la infancia y del que había estado recibiendo atención médica durante casi una década, podría ser su padre biológico. Más tarde descubrió, según la demanda, que el médico de RochesterNueva York, podría haber sido el padre de otros seis niños que ella había localizado en el transcurso de varios años a partir de 2017.

Una prueba de ADN realizada un mes después sugirió que ella era la hija biológica de Wortman, dice la demanda.

Hellquist “estaba en estado de shock e incredulidad de que él continuara como su ginecólogo si era su hija biológica”, dice la demanda.

Ahora, Hellquist ha demandado a Wortman, alegando negligencia médica, falta de consentimiento informado, agresión, fraude, negligencia e imposición de angustia emocional. La demanda alega que, en 1985, Wortman embarazó a la madre de HellquistJo Ann Leveycon su propio esperma mientras le decía que era de un estudiante de medicina – y que Wortman, sin embargo, comenzó a tratar a la hija que ayudó a crear, a partir de los 26 años.

Wortman no respondió a los mensajes telefónicos de The Washington Post.

Las historias de médicos que impregnan encubiertamente a sus pacientes con su propio esperma no son infrecuentes. Decenas de personas acusaron a Quincy Fortier, un respetado obstetra, de ser su padre biológico, afirmando que inseminó en secreto a sus madres mientras eran atendidas en un hospital de Las Vegas. En julio, cientos de demandantes de una acción colectiva llegaron a un acuerdo provisional por 10,7 millones de dólares con un médico de fertilidad de Ottawa que, según alegan, inseminó artificialmente a las mujeres con el esperma equivocado y, en algunos casos, con el suyo propio.

En el caso de Hellquist, Wortman ayudó a su madre con una inseminación artificial a principios de los años 80, después de que el padre de Hellquist, Gary Levey, fuera atropellado por un conductor ebrio y quedara paralizado de cintura para abajo, dice la demanda. Los Levey tenían dos requisitos: El donante debía tener un historial médico limpio y una ascendencia del norte de Europa que coincidiera con la de la familia Levey. Wortman dijo a la familia que un estudiante de medicina donaría el esperma, según la demanda.

Durante aproximadamente un año, Jo Ann Levey trató de concebir, sin conseguirlo, tras múltiples intentos de inseminación artificial. Pero en 1985, Levey quedó embarazada. El 19 de septiembre de ese año nació Morgan.

Morgan Hellquist, de 35 años, dice en su demanda que recién confirmó que era la hija del Dr. Morris Wortman de Rochester, de 70 años, en mayo, gracias en parte a las pruebas de ADN realizadas sin receta médica.Morgan Hellquist, de 35 años, dice en su demanda que recién confirmó que era la hija del Dr. Morris Wortman de Rochester, de 70 años, en mayo, gracias en parte a las pruebas de ADN realizadas sin receta médica.

Cuando la niña tenía 8 años, los Levey le dijeron a Morgan que Gary no era su padre biológico y que había sido concebida artificialmente. La demanda dice que los padres de Morgan también le hablaron de Wortman, a quien elogiaron como un médico con talento que les proporcionó el milagro de su nacimiento. Cuando Morgan maduró, se casó y tuvo hijos, mantuvo su afinidad con Wortman, dice la demanda.

Así que cuando Hellquist, de 26 años, comenzó a sufrir un sangrado menstrual irregular, buscó la ayuda de Wortman. Desde 2012 hasta 2021, él siguió siendo su médico, realizando exámenes y procedimientos médicos que requerían que Hellquist estuviera bajo sedación consciente, según la demanda.

Mientras tanto, Hellquist comenzó a buscar al estudiante de medicina que creía que era su padre biológico. Una prueba genética inicial demostró que era medio judía, pero no tuvo suerte en la búsqueda del estudiante de medicina. En cambio, en 2017, se enteró de que tenía dos hermanastros, ambos medio judíos, concebidos por un donante y nacidos a mediados de la década de 1980. Un año más tarde, Hellquist descubrió otros dos medio hermanos, que también fueron concebidos por donantes, medio judíos y nacidos en los años 80. En los años siguientes, Hellquist encontró otros dos hermanastros con la misma historia.

Hellquist temía que su padre fuera un donante de esperma en serie y que “hubiera otros hermanastros que siguieran apareciendo en su vida”, según la demanda.

Después de cada descubrimiento, Hellquist notificó a Wortman, dice la demanda. Y el pasado 12 de abril, ella se encontró en la oficina privada de Wortman, donde llegó a sospechar que él era el donante de esperma en serie. Aún así, pensó, era inconcebible que “Wortman tratara a sabiendas a su propia hija biológica como paciente de ginecología durante casi una década”, afirma la demanda.

Pero un mes más tarde, una prueba de ADN lo confirmó, dijo en la demanda. Uno de sus hermanastros había estado en contacto con una de las hijas conocidas de Wortman, y la prueba determinó que había un 99,99% de posibilidades de que fueran hermanos. Esa prueba, dice Hellquist en su demanda, sugiere que Wortman es su padre. Si Hellquist hubiera sabido esto, dice la demanda, “nunca habría consentido ser paciente de su consulta de ginecología”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba