Entretenimiento

Cuando Flavio Peniche mató a un extra mientras filmaba una película

El actor mexicano Flavio Peniche grababa una escena cuando involuntariamente asesinó a un hombre

Flavio Peniche, hermano menor de Arturo Peniche, protagonizó una  tragedia cuando asesinó por accidente a un compañero de trabajo al filmar  una película en 2003. El arma de utilería que le fue asignada disparó la bala equivocada. Fue acusado de homicidio imprudencial.

Ese año, el intérprete fue convocado como protagonista de una película independiente que marcaría negativamente su carrera por culpa de un utilero y de su misma producción.

¿Qué pasó exactamente? Cuando grababa una escena de acción, Flavio Peniche mató de un disparo a un extra de la cinta. Las balas que se habían usado en el rodaje eran reales.

El lunes 15 de agosto de 2003 la vida de Flavio cambió por completo al matar a una persona sin querer en plena filmación de una cinta de bajo presupuesto llamada «La Venganza de la Alacrana», formaba parte de una saga de video homes llamada «Juana la Alacrana».

El hermano menor de Arturo Peniche, tenía una escena donde llegaba a una casa y tenía que matar a unos sicarios, entre ellos a un extra de nombre Antonio Velasco Gutiérrez, quien murió en realidad ya que la bala alojada en el arma de utilería era verdadera. Por ello, Flavio fue acusado de asesinato imprudencial.

El extra, conocido como «El flaquito» murió horas más tarde en el hospital, aunque Flavio trató de salvarlo pero toda ayuda fue inútil, en aquel entonces Peniche fue citado y encarcelado por las autoridades de Morelos.

Sus abogados lograron demostrar que había sido un accidente y pagaron la fianza de 40 mil dólares para enfrentar el proceso en libertad.

Flavio Peniche expresaba en ese momento: “Fue algo muy impresionante, pensé que era sangre ficticia, me puse como loco, me pegaba, decía que no era posible, que era un sueño, pero lamentablemente ha sido la peor pesadilla de mi vida. Si yo pudiera dar mi vida por la de él lo haría, porque es muy fuerte cargar con esto”.

Las autoridades mexicanas buscaron al productor de la película, Eduardo Martínez Sánchez, y a un utilero que era de su confianza conocido como “El Cepillo” a quienes nunca encontraron, por lo que Flavio fue quien tuvo que encarar a la justicia solo.

El calvario del actor acabó luego de 14 años en la que todas las semanas iba a un reclusorio a firmar su libertad condicional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba