Entretenimiento

El especial regalo de Kanye West que «resucitó» al padre de Kim Kardashian

El regalo con autoelogio de Kanye West que resucita al padre de Kim Kardashian en un holograma

Kim Kardashian cumplió 41 años el 21 de octubre y su esposo, Kanye West, le hizo un especial obsequio al regalarle un holograma de su padre, Robert Kardashian, fallecido en 2003 cuando la empresaria tenía 22 años.

«Estás hermosa, como cuando eras una niña… Todos los proyectos y negocios que has llevado adelante son increíbles», expresa el holograma, que también afirma: «Soy un padre armenio orgulloso», dice haciendo referencia a las raíces de Kardashian West y sus continuos esfuerzos por llamar la atención sobre las luchas de esta colectividad.

El Robert Kardashian de la holografía también expresa orgullo por la decisión de su hija de convertirse en abogada y «continuar» con su legado, según dice la voz ficticia del fallecido, quien fue un conocido abogado que saltó a la fama como uno de los defensores de O.J. Simpson.

La particular sorpresa «caída del cielo» incluyó en el mensaje de cumpleaños un poco humilde guiño a West. El excéntrico rapero aprovechó la creación virtual para dedicarse un autoelogio al afirmar, en boca de la réplica digital de su suegro, que él es «el hombre más, más, más, más, más genio del mundo» y la persona más idónea del planeta para ocupar el lugar de esposo de Kim.

Al principio del video también se ve al patriarca de la familia bailando la canción de Barry Mann «Who put the bomp», que, según dice, los integrantes del clan Kardashian solían compartir en el ámbito del hogar.

«No puedo siquiera describir lo que ha significado tanto para mí como para mis hermanas, mi hermano, mi madre y mis amistades más cercanas experimentar esto juntas. Muchas gracias Kanye por este recuerdo que durará toda mi vida», escribió la empresaria al compartir un recorte del mensaje en sus redes sociales.

Robert Kardashian no es la única celebridad fallecida que resucita en forma de holografía. Tupac Shakur, Amy Winehouse y Ronald Reagan han recibido tratamientos similares aunque para presentaciones en vivo y exposiciones en museos. El primero de ellos costó en 2012 entre 100.000 y 400.000 dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba