Nacionales

Alejandro Zelaya afirma que El Salvador aún esta en pláticas con el FMI

El Gobierno de El Salvador y el Fondo Monetario Internacional (FMI), continúan en conversaciones para la obtención de financiamiento, aseguró este martes, el Ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya.

El funcionario ratificó que el Fondo de Facilidad Extendida (EFF, por sus siglas en inglés), sigue en la mesa y desde que se oficializó el anuncio, en marzo del 2021, siguen las pláticas entorno al artículo 4, que trata sobre la gobernanza, solvencia fiscal y estabilidad macroeconómica como requisitos para obtener el empréstito, que asciende a $1,300 millones.

“¿Qué ocurrió estos días? Le preguntan al señor Gerry Rice (vocero del FMI) si ellos estaban negociando en ese preciso momento, ese día, el acuerdo EFF con El Salvador. Él dijo: ‘No, en este momento estamos evaluando el artículo 4. Que puede derivar en la consecución de un acuerdo’. El acuerdo son medidas específicas, la evaluación del artículo es macro, no genera acuerdos como tal pero te indica cuales son los ajustes necesarios a revisar en materia de política fiscal y económica’”, explicó Zelaya en la entrevista Frente a Frente.

En sus últimas previsiones de crecimiento global, publicadas en octubre, el Fondo pronosticó una expansión económica del 10.3% en El Salvador. Impulsado por los avances en el proceso de vacunación contra la covid-19, los proyectos de infraestructura pública y la recuperación de los socios comerciales.

En noviembre 2021, Zelaya aseguró que el FMI y el Gobierno han planteado un borrador preliminar que proyecta un ajuste fiscal de 4%, respecto al Producto Interno Bruto (PIB): 2.6% de reducción del gasto gubernamental y elevar a 1,4% los ingresos.

En ese sentido hay que reducir el gasto en $600 millones en tres años y aumentar los ingresos en $300 millones, en el mismo período.

El funcionario dejó entrever que algunos proyectos que ha ejecutado el gobierno permitirá cumplir con las condiciones, como la creación de la factura electrónica, que reducirá a $50 millones el gasto; la reactivación del capítulo de precios de transferencia para combatir la evasión fiscal.

“Ese tipo de medidas se van evaluando y se van midiendo hasta que llegas al ajuste del 4%, depende lo que se ha negociado”, puntualizó Zelaya.

El pago del crédito estaría fijado de entre 20 a 25 años.

La destitución de cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del fiscal general en mayo pasado han generado fricciones en la relación del gobierno de Nayib Bukele con Estados Unidos, el principal accionista del fondo. La postura anticorrupción de Washington en la región también ha sido un punto de fricción entre ambos países.

«Los acontecimientos ocurridos [desde abril] requerirán una cierta recalibración de las políticas necesarias para garantizar un crecimiento inclusivo, sostenibilidad fiscal y estabilidad financiera», dijo Alina Carare, jefa de misión del FMI en El Salvador a inicios de noviembre.

A finales de ese mes el FMI publicó un informe de la comisión técnica que visitó el país en el marco de la revisión del artículo IV del Convenio Constitutivo del organismo multilateral. Si bien el organismo destacó una recuperación del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2021, en parte por las medidas adoptadas para paliar los efectos del COVID-19, entre estas, la emisión de préstamos y programas gubernamentales, destacó que El Salvador incrementó su nivel de deuda en un 14%, totalizando un 85% del PIB.

Discusiones de política

El Salvador “necesita” una estrategia económica integral para enfrentar las restricciones al crecimiento, a la vez que se reducen los costos de endeudamiento.

“Las acciones para aumentar la inversión en educación, salud e infraestructura son bienvenidas, pero en el contexto de preocupaciones por la sostenibilidad fiscal, se requiere realizar esfuerzos adicionales para crear espacio fiscal, sin aumentar riesgos”, se lee en el reporte.

Política Fiscal

Para restablecer la sostenibilidad fiscal, la comisión evaluadora recomendó una estrategia de consolidación fiscal a mediano plazo.

“El déficit fiscal propuesto para 2022 que asciende a 4.5 por ciento del PIB es elevado, si se tiene en cuenta los altos costos de financiamiento del déficit y que la posición cíclica de la economía ha mejorado”.

La misión recomienda implementar un paquete de consolidación fiscal basado en medidas de alta calidad que ascienda aproximadamente a 4 por ciento del PIB durante los próximos tres años.

“Este esfuerzo restablecería la sostenibilidad fiscal, situando la deuda pública (incluidas las pensiones) en una trayectoria descendente, hasta alcanzar aproximadamente el 80 por ciento del PIB en 2026”.

Las medidas, indicó la delegación, deberían distribuirse entre los ingresos y gastos, haciendo énfasis en medidas permanentes de rápido rendimiento, como “aumento en impuestos sobre bienes y servicios, focalización de subsidios y alineamiento de salarios públicos con comparables del sector privado”.

Gobernanza

El FMI resaltó que El Salvador cuenta con leyes para combatir el lavado de dinero y además publicó informes de gastos en el marco de la pandemia, pero recalcó la importancia de seguir aportando a la transparencia y divulgar los informes de auditoría de contrataciones públicas, evitar utilizar fondos extra presupuestarios que no pasen del aval de la Asamblea Legislativa y adaptar leyes a la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba