Nacionales

CESTA: «No es necesario un estadio»

El Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), advirtió este lunes que la construcción de un nuevo estadio no surge de una demanda ciudadana y por lo tanto la obra es innecesario.

Ricardo Navarro, Presidente del CESTA, consideró que la construcción del recinto deportivo en la finca El Espino, entre los límites de San Salvador y Antiguo Cuscatlán, es innecesario.

“No necesitamos otro estadio, ya tenemos dos ahí nomás, yo entendería que construyan una escuela o universidad, eso sí es demanda. Esto que proponen no es una gran demanda, no es conveniente. Ya que los chinos están interesados en apoyar a El Salvador, el Presidente hubiera pedido cosas como mejorar el servicio al agua, reparar la distribución subterránea, potabilizar agua contaminada, reducir la contaminación o asesoría para reducir la corrupción en el gobierno, hay muchas más cosas importantes, más que un estadio”, señaló Navarro.

El ambientalista afirmó que con la intervención de la zona perjudicaría la calidad de vida de la flora y fauna del único pulmón de la capital, debido a que se perderá un sector de captación de agua lluvia y de recarga para el afluente subterráneo que corre por El Espino.

«Esa zona es recolectora de agua lluvia, cuántos años luchamos por proteger esa zona, ¿Porqué seguir impermeabilizando más el terreno? Yo sugeriría al Presidente contratar a alguien que piense, porque se está generando un fuerte daño social y ambiental a nuestros ecosistemas, los pocos ecosistemas que tenemos», añadió.

En ese sentido, recomendó al Ejecutivo la creación de otros espacios de bienestar social y establecer prioridades en función de las necesidades de la población.

El jueves 30 de diciembre, el Presidente Nayib Bukele anunció la construcción del Estado Nacional El Salvador, un proyecto que será donado por la República Popular China.

El nuevo escenario deportivo tendrá capacidad para 50,000 personas y se construirá con materiales renovables y energías reciclables para reducir emisiones de dióxido de carbono.

El lugar será sede de la Selección Nacional de El Salvador, así como espectáculos y festivales. Contará con salas VIP, salas de espectadores, salas de prensa, salas de gestión, living, salas de operación y equipamiento.

La obra iniciará el próximo año y estará ubicado en el terreno donde actualmente funciona la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios, entre los municipios de Antiguo Cuscatlán y San Salvador.

La nueva escuela militar tendrá doble espacio y mejores instalaciones, según Bukele.

El 18 de mayo del 2021, la Asamblea Legislativa ratificó un acuerdo de cooperación para la construcción y donación de obras de infraestructura de China al país.

El convenio marco para la asistencia «Económica y Técnica entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la República de El Salvador» fue aprobado con 66 votos de los 84 diputados del Congreso, de amplía mayoría oficialista.

Bukele, indicó en su cuenta de Twitter que se trata de un acuerdo por «500 millones de dólares en inversión pública no reembolsable y sin condiciones».

No obstante, el documento aprobado no señala el monto total que costarán las obras de infraestructura.

El convenio, firmado por los Gobiernos de El Salvador y China en septiembre de 2019, no tuvo mayor discusión y no fue leído en la comisión encargada ni en el pleno.

Un documento público del Ministerio de Relaciones Exteriores da cuenta de un acuerdo de «donación no reembolsable» por 400 millones de yuanes, es decir más de 62 millones de dólares.

Estos fondos estarían destinados para financiar la construcción de una biblioteca en el Centro Histórico de San Salvador, una planta de tratamiento de agua en la zona costera y otra planta para potabilizar en el Lago de Ilopango.

Los proyectos acordados con China, según dijeron los diputados del oficialista Nuevas Ideas (NI), incluyen un estadio nacional y un nuevo muelle.

DETALLES DEL ACUERDO

El acuerdo ratificado señala que los proyectos estarán vinculados con «sectores de bienestar social», como infraestructura publica, agua y saneamiento, energía, salud, educación, bienestar social, cultura, turismo, deporte y transporte, según una copia publicada en la página de transparencia de la Cancillería salvadoreña.

«La parte china ofrece los materiales productivos, productos técnicos o equipos individuales, con los servicios técnicos que sean necesarios», señala el documento.

El Salvador, con la ratificación, se comprometió en «levantar los limites de registros migratorios al personal chino del proyecto, así como a sus cónyuges y parentescos lineales».

Además, los salarios de los trabajadores chinos estarán exentos de impuestos y los tratamientos médicos que necesiten se realizarán «conforme a las leyes salvadoreñas».

Los materiales importados por China también estarán exentos de impuestos. Además, El Salvador se encargará de la recepción, transito interno y almacenaje de los materiales.

El Salvador anunció el 20 de agosto de 2018 la ruptura de relaciones con Taiwán para establecer lazos con China, cuando el país era gobernado por el izquierdista Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba