Nacionales

Cuarentena del 2020 afectó ingresos económicos de las mujeres salvadoreñas

Este viernes, la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA) presentó el informe denominado “Mujer y Mercado Laboral en el 2020”, en el que detalla el comportamiento de las actividades laborales de las mujeres en el año que fue afectado por la pandemia del COVID-19.

Carmen Urquilla, Coordinadora Laboral Económica de ORMUSA, explicó que entre marzo y junio del año pasado se perdieron cerca de 72,000 empleos, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Sin embargo, de estos empleos sólo 35,000 se recuperaron, Urquilla indicó que la situación empeoró para las mujeres, puesto que la emergencia devino en un confinamiento que no les permitió obtener ingresos tras haber perdido sus trabajos.

“Algunas mujeres son jefas de hogar, y recordemos que hubo una cuarentena, que no permitió salir y buscar ingresos para sus familias, porque recordemos que un factor de la formalidad es que cuando se pierde el empleo, una de las opciones es pasar a la informalidad, pero por la pandemia, esta dinámica se detuvo”, explicó.

En el estudio se concluyó que los rubros más afectados fueron manufactura (10,258 empleos), comercio, restaurantes y hoteles, transporte, almacenamiento (todos con perdidas de 9,742); actividades de alojamientos, actividades profesionales, científicas y técnicos en administración (4.918), entre otros, y para ello se realizaron cuestionarios a 384 personas en los 14 departamentos del país; tanto de personas que participan en actividades formales como informales.

«»El elemento central del documento es recoger las voces de mujeres trabajadoras y de trabajadores con una perspectiva de género, compartiendo las afectaciones, ya sean positivas o negativas, que han tenido durante la pandemia COVID-19», añadió Urquilla.

“Se encontró que las mayores reducciones están vinculadas con el empleo por cuenta propia o cuenta ajena en la informalidad, tanto en mujeres como en hombres. Sin embargo, las afectaciones son mayores para las mujeres, que se insertan en mayor proporción que los hombres en la informalidad”, indica el documento.

En Febrero de 2020, el 76.1% de las mujeres y el 74.9% de los hombres entrevistados realizaban actividades económicas. Durante la cuarentena, los porcentajes se redujeron a 34.4% y 32.2%, respectivamente.

El 30.6% de las mujeres continuó con una parte de las actividades económicas y el 24.5% inició una actividad económica. El 37.5% de los hombres continuó con una parte de las actividades económicas y el 16.1% inició con una actividad económica. Una mayor proporción de mujeres que de hombres, tuvo que iniciar una nueva actividad económica para hacer frente a la pérdida de ingresos.

En octubre de ese año, el porcentaje pasó a 63.2% de mujeres y 70.9% de los hombres generaron ingresos.

Hallazgos

Respecto a la estabilidad laboral, “no se tomaron medidas en El Salvador”, sentencia el informe, pues hubo casos en los que conminaba a las personas trabajadoras a la suspensión de contratos “por mutuo acuerdo”.

“También hubo casos de despido indirecto y de despidos “disfrazados” mediante la no notificación del regreso a la actividad económica o no permitir el ingreso al centro de trabajo y se identificaron quiebres de empresas, en los que, aunque se ganen los casos, no se recibirán beneficios más allá ‘del papel’”, reza el informe.

Otra medida que tuvo impacto en el ámbito laboral fue la suspensión de términos y plazos legales, que si bien limitaban las prescripciones (no había pérdida del derecho por parte de las personas trabajadoras), simultáneamente se retardaba establecer la presunción, mediante la cual se establece un hecho como probado a favor de las personas trabajadoras, y esto retrasó la obtención de beneficios que pueden otorgárseles.

El teletrabajo sirvió como opción para continuar produciendo ingresos: Y es que un 80%, de hombres como mujeres con estudios académicos manifestaron que trabajaron más horas durante la cuarentena, mientras que más del 40% dijo que trabajaron menos horas. Durante la cuarentena el 62.5% de las mujeres y el 51.9% de hombres continuaron trabajando en el ámbito doméstico.

Violencia contra las mujeres incrementó en el confinamiento

Sobre la percepción de la violencia contra las mujeres, la mayoría opina que la misma incrementó durante la cuarentena. Tal como lo evidenció mediante estadísticas oficiales y servicios brindados, el Observatorio de Violencia de ORMUSA.

Los principales problemas percibidos son la falta de dinero, no poder pagar recibos, la falta de trabajo, no salir el encierro. En todos los casos las afectaciones son percibidas con mayor intensidad por las mujeres que por los hombres.

Recomendaciones

En el informe, ORMUSA recomienda fomentar la demanda interna mediante compras a empresas nacionales, con énfasis en producción de micro y pequeña empresa dirigida por mujeres y jefas de familia. Asimismo, que el Ministerio de Trabajo impulse una política laboral que elimine las malas prácticas entre los patronos, entre ella el abuso de horarios laborales en el marco del teletrabajo y otras modalidades.

Mantener y mejorar los servicios especializados de atención a la violencia contra las mujeres, garantizando el derecho a abandonar hogares, aun con la existencia de restricciones a la circulación, adaptar los servicios como líneas directas (por ejemplo, con aplicaciones de mensajerías) o refugios, garantizando un ambiente sano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba