Nacionales

David Morales: «La independencia de jueces está en riesgo»

La imposición de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y ahora con fuertes denuncias sobre procesos ilícitos de elección de nuevos magistrados se ha consolidado la pérdida de independencia del Órgano de Justicia del país, dice David Morales, abogado de Cristosal y defensor de derechos humanos.

Morales señala que la independencia del Órgano Judicial es necesaria.

“La máxima entidad de la justicia en el país, que es la Corte Suprema de Justicia, que estaría hoy controlada por el oficialismo que preside el señor Nayib Bukele y se habría perdido la independencia obviamente está en riesgo la independencia judicial de jueces. La independencia judicial tiene una dimensión externa por supuesto los jueces se deben a la aplicación de la Constitución, de la ley y de su conciencia y convicciones en las decisiones que toman en los casos que conocen, no deben estar sometidos ni deben plegarse a intereses de poder sea de grupo fácticos, sea de otros poderes del Estado. A eso se le llama independencia externa, pero la independencia judicial también debe ser interna dentro del mismo órgano judicial los jueces deben estar libres de presiones indebidas desde altos niveles del órgano judicial en nuestro país, principalmente desde la Corte Suprema de Justicia”.

Morales dice que existe una disfunción en el Órgano Judicial, una disfunción que provocó abusos en el pasado, graves afectaciones a la independencia judicial y es una disfunción que fue señalada por la Comisión de la Verdad en el proceso de paz y que recomendó una reforma al respecto, relacionada a la concentración de poder administrativo y presupuestario que ostenta la Corte Suprema de Justicia.

Por Constitución, la Corte Suprema está conformada por 15 jueces, su función debería ser juzgar.

El defensor de derechos humanos señala que el presupuesto del Órgano Judicial es el 6% del Presupuesto General de la Nación y además de ese poder presupuestario tiene un enorme poder administrativo.

También explica que “tienen la Facultad de investigar jueces y profesionales del derecho en el ejercicio de la abogacía y el notariado, entonces, por lo tanto, la corte tiene un poder administrativo sobre las carreras de jueces y del sector de abogados, esta es una concentración de poder administrativo que la Comisión de la Verdad señaló. Se prestó a abusos que fueron deteriorando el adecuado funcionamiento del sistema judicial Y lamentablemente esta reforma nunca se retomó.

Morales indica que la Corte Suprema de Justicia dispone de la posibilidad de realizar persecuciones arbitrarias.

 “El ambiente relativo de una democracia formal en El Salvador, en las últimas dos décadas ha hecho de alguna manera olvidar estos abusos. Se consideraba que había un ambiente relativamente estable de respeto a la independencia de jueces. Sin embargo, ahora ya no hay garantías con una Corte Suprema de Justicia que no es independiente al poder de turno, obviamente, pues es cuyas decisiones o cuyas opiniones le generen incomodidad a la Casa Presidencial, al Órgano Ejecutivo que ahora controla prácticamente a los otros órganos de Estado o al menos a la Asamblea Legislativa y a la Corte… Puede significar persecución arbitraria y hay ejemplos en el pasado de sanciones sin el debido proceso, ejerciendo el poder arbitrario desde la Corte”.

Morales agrega que algunos jueces sienten temor de expresar opinión y de tomar decisiones que incomoden a la Casa Presidencial o al poder de turno, situación que viene desde lo que califica de “Golpe de Estado” del 1 de mayo del presente año.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba