Nacionales

De cada 100 personas, 91 no tienen una vivienda adecuada en el país

La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) junto con el Movimiento Nacional en Defensa de la Tierra El Salvador MOVITIERRA, en el marco del Día Mundial del Hábitat, hicieron el llamado a las autoridades de gobierno a la construcción e implementación de una Política Nacional de Vivienda y Hábitat con la participación ciudadana.

Según Omar Flores, de FESPAD,  de cada 100 personas, 91 no tienen una vivienda adecuada en el país. “¿Qué está haciendo el Estado? Está haciendo poco sobre la seguridad jurídica que tienen las personas que poseen una vivienda. Esta es una deuda histórica. No tenemos una ley de vivienda y hábitat. Desde el 2012 hemos presentado varias propuestas”.

Por su parte, William Murcia, de FESPAD, afirmó que para crear proyectos habitacionales el Estado debe entender la vivienda como un derecho humano. Murcia añadió que la pandemia de la covid-19 ha revelado y agudizado las graves carencias habitacionales de los salvadoreños.

“Hay programas de vivienda en el país, pero muchos de estos programas son inalcanzables para mucha de nuestra población Por eso se debe pensar en herramientas financieras para las familias de escasos recursos. Es necesario un plan y una ley para paliar el déficit habitacional con financiamiento y mecanismo de acceso al suelo”, indicó Murcia.

Además, FESPAD y MOVITIERRA urgieron a los parlamentarios a que reconozcan el derecho humano a la vivienda en la Constitución de la República.

Además, exhortan al Órgano Ejecutivo por medio del Ministerio de Vivienda y las instituciones estatales para la vivienda social como el Fondo Nacional de Vivienda Popular, FONAVIPO y el Fondo Social para la Vivienda (FSV) a generar propuestas habitacionales efectivas y asequibles para las familias de escasos recursos, trabajadores y trabajadoras por cuenta propia.

Según FESPAD y MOVITIERRA el Estado debe retomar el programa de vivienda de interés social para que el déficit habitacional baje y las personas de estrato social medio y bajo tengan acceso a viviendas dignas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba