Nacionales

El Salvador está a un paso que su deuda sea insostenible, señala Moody’s

Moody’s Investors Service ha confirmado ahora las calificaciones de emisor de deuda a largo plazo de El Salvador en B3, pero cambió la perspectiva a negativa, con esto concluye la revisión para la degradación que se inició el 16 de noviembre de 2020.

La perspectiva negativa asignada, explicó la agencia, se desprende de “los riesgos crediticios asociados con los riesgos de implementación de los esfuerzos de ajuste fiscal de las autoridades, los riesgos de liquidez derivados de las grandes necesidades brutas de financiamiento de El Salvador entre 2021 a 2023 y las preocupaciones persistentes sobre la sostenibilidad de la deuda a pesar de un ajuste fiscal esperado”.

La calificadora recalca que las condiciones de financiamiento seguirán siendo muy estrictas para El Salvador para los próximos dos años y se conoce una semana después de confirmarse que el nivel de la deuda salvadoreña cerró arriba del 90 por ciento.

Aunque la institución cree que el Gobierno salvadoreño comenzará a consolidar sus finanzas este año y hasta 2022, advierte que “es poco probable” que la deuda se estabilice, superando el 90 por ciento del Producto Interno Bruto y se necesitará acceso al mercado en 2022, ya que un bono de 800 millones de dólares vence en enero de 2023.

De acuerdo con Moody’s, los riesgos de liquidez de El Salvador “seguirán siendo altos” en los próximos dos años, ya que las necesidades de financiamiento se mantendrán entre el 16 y el 18 por ciento del Producto Interno Bruto, incluso después de que la agencia de calificación pronostica un déficit más estrecho dada la continua dependencia de la deuda a corto plazo y una carga de intereses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba