Nacionales

El Salvador recibirá de Rusia 1 millón de vacunas Sputnik V contra el COVID-19

En los próximos días, Rusia estaría exportando a El Salvador un cargamento con un millón de vacunas contra COVID-19, denominada Sputnik V.

El anuncio lo realizó el martes 25 de mayo el embajador de Rusia en Nicaragua y concurrente para El Salvador, Alexandr Khokhólikov, para una entrevista en Rusia Today (RT).

Según dijo en aquella intervención, San Salvador solicitó las dosis, es por ello que firmó un convenio con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), una agencia especializada en cooperación internacional, dirigida por el Kremlin.

“Hasta donde yo entiendo, llegaron (el Gobierno) a un acuerdo de que dentro de un mes El Salvador podría recibir la primera partida de nuestra vacuna”, aseguró el diplomático, asimismo, dijo que Honduras, Guatemala y Nicaragua también encargaron vacunas a la RDIF.

El 19 de mayo pasado, Khokhólikov entregó al Presidente Nayib Bukele sus credenciales para fungir como Embajador Concurrente en el país, en aquella cita, externó su intención de que Rusia y El Salvador estrechen “lazos políticos y económicos”.

Khokhólikov dialogó con Bukele su entusiasmo por potenciar las relaciones con Rusia, a tono con el contexto mundial de nuevos retos y oportunidades.

«Tenemos un gran entusiasmo de poder potenciar la relación con Rusia, estamos ante un mundo con nuevos retos y oportunidades, y nosotros queremos aprovechar esas oportunidades», dijo Bukele a Khokholikov, añadiendo que El Salvador reconoce «la relevancia de Rusia en el mundo y queremos ser sus amigos».

Bukele reconoció que el potencial de la relación con Moscú es «grandísimo», a tono con las actuales circunstancias mundiales, y sobre la base del respeto.

«Podemos fortalecer mucho más la relación; en estos meses seguimos aprendiendo que hay que mirar hacia varios lados, porque el mundo es nuevo y las circunstancias no son las mismas de antes», enfatizó Bukele.

El diplomático expresó su voluntad de trabajar de manera bilateral y multilateral con instituciones como el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y el Parlamento Centroamericano (Parlacen), con las cuales ya sostuvo reuniones de trabajo.

Para potenciar dichos nexos, Moscú ya trabaja en la creación de la Cámara de Comercio Rusia-El Salvador, cuyo objetivo será fomentar los negocios entre ambos países.

Además, el embajador adelantó que está casi lista la suscripción de un acuerdo para la homologación de diplomas y títulos científicos alcanzados por salvadoreños que cursaron estudios en universidades rusas, muchos favorecidos por un sistema de becas.

El trabajo con El Salvador se integra en una estrategia regional de Moscú que promueve la cooperación en temas de respuesta a emergencias, educación, salud, seguridad y comercio, con un enfoque de respeto y beneficio mutuo, informó una fuente cercana a la delegación rusa.

Hasta el momento, la Dirección Nacional de Medicamentos, ente rector en la importación de fármacos en El Salvador, no ha anunciado la aprobación de la Sputnik V.

¿Cuáles son los beneficios de la vacuna Sputnik V?

Eficacia: al nivel de Pfizer y Moderna

Un análisis provisional de los datos del ensayo en fase III de la Gam-COVID-Vac, más conocida como Sputnik V, sugiere que un régimen de dos dosis ofrece una eficacia del 91,6% contra la enfermedad. Esta cifra es comparable a la ofrecida, también tras un par de pinchazos, por los compuestos de Pfizer-Biontech (95%) y Moderna (94,5%), ya administrados en la actualidad en la Unión Europea.

De hecho, este porcentaje del fármaco ruso es notablemente superior al garantizado por el de la compañía Janssen (entre un 66 y un 72%) y el de AstraZeneca (entre un 62 y un 90%). Esta última se situó en el centro del debate el pasado noviembre al anunciar que un fallo en los ensayos alteró los datos de su efectividad, pues algunos voluntarios recibieron una dosis y media de la vacuna -en vez de dos- y, sorprendentemente, el medicamento mostró una protección mayor.

Aplicable a mayores de 60 años

Una de las características de la Sputnik V ante otros compuestos contra el coronavirus es su efectividad en personas de avanzada edad, en la que ha hecho hincapié el Centro Nacional Gamaleya de Investigación en Epidemiología y Microbiología. Los resultados preliminares han arrojado que la protección en individuos de más de 60 años es aún mayor que en otros colectivos, al situarse en el 91,8%. 

La efectividad en este colectivo es especialmente relevante tras las incógnitas surgidas la última semana sobre la protección brindada a mayores de 65 años por el medicamento de AstraZeneca, que algunos países desaconsejan en esa franja de edad. Es el caso de Alemania, donde surgió la polémica, y parece que España seguirá la línea germana, según adelantó este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Al igual que el resto de los sueros contra la COVID-19, el ruso debe administrarse a mayores de 18 años, salvo el de Pfizer-Biontech, recomendado por encima de los 16.

Temperatura de conservación: entre dos y ocho grados

Otra de las grandes ventajas del fármaco ruso es la temperatura a la que se conserva, entre 2 y 8ºC. Es la misma a la que deben mantenerse los de AstraZeneca y Janssen, lo que facilita el transporte para su distribución y su administración. Por el contrario, las antídotos de Moderna y Pfizer-Biontech necesitan mucho más frío para preservar sus cualidades, lo que añade unas dificultades logísticas considerables: -20 grados la primera y entre -70 y -80 la segunda.

Necesarias dos dosis

Al igual que la mayoría de las vacunas desarrolladas hasta ahora, la Sputnik V requiere de dos dosis para una inmunización completa; solo para la de Janssen basta con una. La mayor diferencia entre las demás es el tiempo que debe transcurrir antes del segundo pinchazo: en el caso del medicamento ruso, es de 21 días; igual que en el de Pfizer-Biontech. 

Algo más largo es el tiempo que debe pasar entre las dos dosis de Moderna (28 días) y todavía más entre las de AstraZeneca, entre cuatro y doce semanas.

Técnica basada en un adenovirus

La Sputnik V se basa en dos tipos de adenovirus del resfriado humano, modificados con información genética del SARS-CoV-2 y atenuados. En la primera dosis, se inocula uno y, en la segunda, el otro. El uso de dos vectores distintos en ambos pinchazos puede ayudar a crear una respuesta inmunitaria más potente, ya que minimiza el riesgo de desarrollar resistencia al inicial, según los responsables del fármaco.

También en esta técnica se basa el compuesto de Janssen, que emplea un adenovirus similar al de la primera dosis de la Sputnik V. Por su parte, AstraZeneca ha utilizado un virus del resfriado común, pero de los chimpancés, en vez de los humanos.

Por el contrario, Pfizer-Biontech y Moderna han usado una técnica completamente diferente para desarrollar sus sueros, basados en ARN mensajero. Estas vacunas enseñan a las células a producir una proteína, o incluso una porción de una proteína, que desencadena una respuesta inmunitaria dentro del organismo. Así, se producen anticuerpos que protegen de infecciones si el virus real ingresa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba