Nacionales

Escobar Alas lamentó la decisión del Gobierno de convocar a las filas de la Fuerza Armada a 20,000 nuevos jóvenes

El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, lamentó la decisión del Gobierno de convocar a las filas de la Fuerza Armada a 20,000 nuevos jóvenes, para incrementar el plan de seguridad que lleva a cabo.

Lo ideal, dijo este domingo, después de la tradicional misa dominical, sería aumentar la cantidad de policías, para brindar mayor seguridad a la ciudadanía, respetando los derechos humanos.

“El punto de la violencia y las pandillas, la verdad, los hemos tenido avanzando, pareciera que en vez de combatirlos, por años, lo que se ha hecho es apoyarlos, pareciera, no se dice, pero lo cierto es que se fortalecen”, analizó el religioso.

Según Escobar Alas, “si hay una decisión de solucionar ese problema y se necesita aumentar los efectivos, tendría que hacerse un estudio, pero yo no soy de esa idea, que sean del ejército los que aumenten, si no que, la policía, con la formación propia de la policía”.

El Presidente Nayib Bukele pidió a jóvenes ser parte de la Fuerza Armada en un reclutamiento de 20,000 elementos, que formarían parte de la fase 4 del Plan Control Territorial.

«Estamos buscando 20,000 jóvenes que quieran defender a nuestra patria de sus enemigos internos y externos», expuso en su cuenta de twitter.

Actualmente, la institución castrense posee 20,232 militares, pero el mandatario aseguró en una conferencia del pasado mes de julio que se duplicarán en 5 años para ejercer actividades de seguridad pública dar seguridad en unidades de transporte, paradas de autobuses, en centros históricos

Bukele destacó que cada 15 semanas se gradúan promociones de soldados, por lo que se espera que en 5 años se alcancen los 20,000 planteados, llegando a 40,000.

Organizaciones que conforman la Plataforma por la Seguridad Ciudadana (PSC) realizaron un conversatorio con expertas nacionales e internacionales sobre las consecuencias de la militarización de la seguridad y su uso político en países como El Salvador, Honduras y Nicaragua, que tienen como antecedente reciente, esta estrategia.

En el diálogo se abordaron las experiencias de Honduras y Nicaragua en los últimos gobiernos, pues en estas naciones, han tenido como detonante de su crisis política la participación de las fuerzas castrenses, para «intenciones presidencialistas» como la seguridad y que conllevaron a represión social y transgresiones a los derechos humanos.

En Nicaragua se utiliza al cuerpo castrense para perseguir opositores políticos y en el caso de Honduras, se creó la Policía Militar con alcances civiles. Estos escenarios, fueron advertidos que podrían emularse en El Salvador.

Verónica Reina, Directora de Derechos Humanos del Servicio Social Pasionista, señaló que «las mismas condiciones económicas y sociales hacen que crezcan las pandillas, y por ende, los cuerpos de seguridad, y últimamente se ha hecho énfasis en incrementar cuerpos como la Fuerza Armada, cuando deberíamos apostarle a cuerpos civiles, como la Policía”.

Para Reina, “el Gobierno actual no solo utiliza al Ejército como estrategia de combate a la violencia, sino en un brazo armado que le conviene mantener como aliado, ante posibles descontentos sociales y crisis democráticas que se consolida más y se está liando a una crisis económica”.

Una de las recomendaciones realizadas por la PSC, es que se retire a la Fuerza Armada de las tareas de seguridad pública.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba