Nacionales

FGR despojó de bienes a ARENA por Caso Taiwán

2 bienes inmuebles y 17 vehículos del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) han sido materializados por la Fiscalía General de la República (FGR) al iniciar el proceso de extinción de dominio por el caso judicial del desvío de fondos de la donación de Taiwán para proyectos para damnificados de los terremotos del 2001.

La Fiscalía informó la tarde de este viernes que el Juzgado de Extinción de Dominio aprobó la solicitud para iniciar un proceso de embargo contra bienes del partido de derecha, que pasarían a administración del Estado.

Se trata de la sede central de ARENA en la Colonia Flor Blanca, en San Salvador y otra en Ahuachapán; así como los 17 vehículos; lo que sumaría una cantidad de $1 millón de dólares.

Además de los bienes, la Fiscalía ordenó al Ministerio de Hacienda inmovilizar $2.9 millones que serían destinados a ARENA en concepto de deuda política por los votos obtenidos en las recientes elecciones.

Según el Fiscal General, Rodolfo Delgado, entre los meses de octubre 2003 a abril de 2004, el entonces Presidente Francisco Flores recibió donativos para ejecutar 9 proyectos de reconstrucción por los daños de los terremotos de enero y febrero de 2001.

De estos proyectos, solo se ejecutaron 4, «desapareciendo» $15 millones, de los cuales, $10 millones llegaron a ARENA, que financiaron la campaña presidencial de Elías Antonio Saca, según expuso Delgado.

En total, la Fiscalía habla de $3.9 millones en el proceso, tras la suma del valor de los bienes con los fondos inmovilizados por Hacienda.

«Esta no es una acción penal, no estamos investigando delitos, son acciones de naturaleza contra los bienes del partido ARENA. El caso de los fondos (para ejercer acción penal) y su triangulación prescribió durante la administración de Douglas Meléndez (ex Fiscal General)», aclaró Delgado.

Sobre el caso

El donativo, según documentos judiciales, lo entregó China-Taiwán a El Salvador, entre octubre del año 2003 y abril del año 2004, pero no fueron ingresados ni registrados a la Secretaria Técnica del Financiamiento Externo de la Cancillería de la República.

En enero del 2014, Flores enfrentó un interrogatorio en una Comisión Especial en la Asamblea Legislativa, en donde se limitó a decir que el dinero se entregó a los «destinatarios».

Dos años más tarde, fue acusado formalmente por la Fiscalía de Peculado y Enriquecimiento Ilícito; el Juez Séptimo de Instrucción añadió el delito de Casos Especiales de Lavado de Dinero y lo envió a juicio, el mismo fue suspendido por el fallecimiento del ex mandatario un año después.

En una entrevista televisiva que sostuvo el ex Diputado Norman Quijano, el 15 de septiembre del 2020, aseguró que los fondos que otorgó Taiwán, no eran para los damnificados de los terremotos, sino, una «contribución económica» que la nación insular entregaba a los países que les ofrendaban sus votos en las Naciones Unidas, para obtener el reconocimiento como país soberano de China.

“Ese dinero que vino, no vino para el Gobierno de El Salvador, era la forma cómo Taiwán compraba ese voto allá en las Naciones Unidas, y así le pasó a Alfonso Portillo en Guatemala y a no sé a quién (Miguel Ángel Rodríguez) en Costa Rica, porque los Gobiernos de Taiwán acostumbraban darles esos fondos para los desarrollos de los partidos que gobernaba”, afirmó Quijano.

Tanto revuelo causaron las declaraciones del parlamentario tricolor, que Guillermo Gallegos, actual legislador de GANA, pidió crear una Comisión Especial que indagara la mal llamada, «política de chequera», que impulsó Taiwán.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba