Nacionales

Los gritos que salen del callejón Estévez en Chalchuapa

El callejón Estévez está ubicado en la colonia Las Flores, en Chalchuapa, en el departamento de Santa Ana.

Ese es el lugar que ahora está en boca de muchas personas, luego del hallazgo de un pozo en el que se han encontrado varios cuerpos y se habla de que habría otros  seis pozos más, con un número indeterminado de víctimas.

Un exagente de la Policía Nacional Civil es el principal sospechoso de varios de los asesinatos. Él se desempeñó como policía desde 1997 hasta 2005, cuando fue destituido por ser acusado de conducta sexual agresiva y estuvo 5 años detenido por estupro. El responsable mantiene detención provisional junto a otros 10 presuntos responsables de los asesinatos.

Un mes ha pasado desde que Jaqueline Lima Cruz vio a su madre, Mirna Cruz  Lima, muerta en la sala de la casa del asesino de Chalchuapa. Ella corrió a pedir auxilio alrededor de las 10 de la noche, sobre  el callejón Estévez, en la colonia Las Flores.

El responsable  la siguió, cargando en sus manos un tubo de hierro con el que la golpeó en la cabeza y la asesinó.  Posteriormente la arrastró por la calle hasta llevarla a su casa. La joven de 26 años llegó a la vivienda del expolicía junto con su madre, buscando a Alfredo Alexis de 24 años.

Alexis estudiaba cuarto año de medicina en la Universidad de El Salvador, según su abuelo, su nieto ya no podía continuar pagando sus estudios, por lo que tomó la decisión de migrar hacia Estados Unidos. El verdugo visitaba frecuentemente la pequeña tienda de la familia, a tal punto de ganarse la confianza de ellos, es ahí donde el exagente policial les dijo que su hermano es “coyote” y podía llevar a Alexis a los Estados Unidos por 7 mil dólares.

La familia buscó los recursos para pagar el viaje a los Estados Unidos, Mirna Cruz Lima (madre de Alexis Cruz Lima) sacó sus ahorros de años para cumplir la meta de su hijo y el padre de Mirna, don José de la Cruz Hernández, también apoyó con un dinero que sacó de un préstamo en la que empeñó las escrituras de su casa, para logar pagar el viaje de Alexis.

Sin embargo, Mirna recibió, una noche antes de su muerte, un aviso que la estremeció: su hijo había sido “secuestrado”. Mirna preocupada salió junto con su hija Jaqueline a buscar a Alexis. El responsable del asesinato y supuesto amigo de la familia llegó a traerlas y las llevó a su casa donde las asesinó.

El expolicía mató a todos, incluso a su propio hermano “el coyote” que llevaría a Alexis a los Estados Unidos y a  quien también se encontró en esas fosas.

 El dolor humano de perder a su hija y dos nietos

Don José de la Cruz Hernández, de 79 años,  fue avisado de la muerte de su hija y nieta el 8 de mayo a las 6:00 de la mañana. Un vendedor de servicios funerarios tocó su puerta y le informó a don Cruz sobre el asesinato de su hija y sus nietos. Sorprendido tomó sus cosas y subió al vehículo de la funeraria rumbo a la escena dantesca en la que fueron encontrados los cuerpos de sus tres familiares.

A un poco más de un mes de esa tragedia y de haber sepultado los restos de su hija, Mirna y su nieta Jaqueline, el pasado 10 de mayo, don José dice estar esperando aún que las autoridades le entreguen el cuerpo de su nieto, Alexis, a quien hasta la fecha no ha podido darle una santa sepultura.

Él asegura que no le han dado mayor información sobre los restos de su nieto y dice no entender cuál es el retraso.

Don José  y su esposa se encuentran destrozados. Su hija y sus nietos siempre estaban pendientes de ellos,  siempre les llevaban los tres tiempos de comida.  Ahora, con ayuda de sus vecinos y personas de buen corazón logran llevar el sustento a la mesa.

Don José manifestó estar pasando por momentos dolorosos y de preocupación. El asesinato de su hija y nieta lo tiene muy mal, y a ese dolor se suma el retraso en la entrega del cuerpo de su nieto. Pero los problemas no paran ahí,  nos cuenta, mientras colocaba su mano en la cabeza, que el Banco ha tocado su puerta y le está exigiendo el pago de aquel préstamo con el que apoyó a su hija para que su nieto se fuera a los Estados Unidos. Don José aprovechó los micrófonos de Radio YSUCA para pedir que se le devuelvan los 7 mil dólares que su hija con sacrificio le entregó al asesino quien está tras las rejas.

Don José de la Cruz dijo que su nieta Jaqueline es una heroína, pues su valentía de escapar alertó a los vecinos de lo qué estaba pasando en sus alrededores. Don José espera que se haga justicia y se castigue con todo el peso de la ley al asesino de Chalchuapa.

En la búsqueda de familiares desaparecidos

Chalchuapa es ahora el grito de los desaparecidos.  Personas de diferentes municipios llegan al callejón Estévez, ubicado en la colonia Las Flores, en el departamento de Santa Ana,   con la foto de sus familiares desaparecidos y preguntan a las autoridades si es su familiar uno de los tantos cuerpos que van encontrando en la zona.

Telma Patricia Mancía, de 55 años de edad, busca a su nieta que desapareció el 15 del año pasado. Se trata de Camila Gabriela Rivas Ramos, de 18 años, quien salió de su casa en Ciudad Delgado, hacia la casa de su abuela, ubicada en el mismo municipio, sin embargo, nunca llegó a la casa de su abuela, pero tampoco  regresó a su casa.

Doña Telma se enteró por las noticias de este hallazgo y llegó a Chalchuapa para saber si su nieta está dentro de alguna de las fosas encontradas.

Mancía asegura que no puede dormir y no vive tranquila desde que desapareció Camila. Con lágrimas en los ojos, doña Telma espera que las autoridades le ayuden a encontrar a su nieta que es como su hija.

También, Isabel Alcides Rodríguez lleva dos años buscando a su hija, Kimberly Adriana Rodríguez, ella desapareció cuando salió de su casa a trabajar a una tortillería, tras varias horas su madre se preocupó y no supo nada de ella.

También llegaron los hijos de Carmen Ramos, desaparecida desde el año 2018. Carmen vendía quesadillas de manera ambulante y el callejón Estévez era una de sus zonas de comercio. Las autoridades no les han brindado ayuda, según narran, por lo que llegaron con la esperanza de encontrar los restos de su madre para poder darle sepultura.

 El miedo persiste en los hogares de los habitantes de Chalchuapa

A pesar que el responsable fue capturado,  el temor de los habitantes de la colonia Las Flores, en Chalchuapa, sigue latente. Algunos de sus habitantes tienen miedo de lo que pasará cuando la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada se retiren de la zona.

El asesino de Chalchuapa, como es conocido, no vivía en la zona. Él llegaba eventualmente, relatan los habitantes, quienes enfatizan nunca haber visto alguna anormalidad o ruidos extraños en su vivienda.

El asesino de Chalchuapa recibe beneficios

El jefe de la Unidad Antipandillas y Homicidios de la Fiscalía General de la República (FGR), Máximo Muñoz, reveló semanas atrás que el Ministerio Público otorgó criterio de oportunidad al exagente, el asesino de Chalchuapa, por detallar información y supuestos implicados en nueve casos, en los que él mismo colaboró.

Al respecto, Oswaldo Feusier, abogado consultor, litigante e investigador, dijo que el beneficio de criterio de oportunidad no debería aplicársele al autor intelectual.


Chalchuapa es la escena en la que a diario llegan decenas de personas con fotografías en manos para recordarles a las autoridades que aún siguen buscando a sus familiares.

La Fiscalía General de la República reporta 632 víctimas desaparecidas del 1 enero al 23 de marzo de 2021.  

Tras estas historias, surgen las preguntas, ¿El Salvador, el país con 0 homicidios?, ¿Hacia dónde van los millones de dólares que se han aprobado para el Plan Control Territorial?, ¿Quién o quiénes tienen el control real del territorio?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba