Nacionales

Presidente Bukele condenó marchas de este 15 de septiembre por estar financiadas por «algunos amigos de la Comunidad Internacional»

El Presidente Nayib Bukele, en cadena nacional por la conmemoración del bicentenario de Independencia, condenó las marchas que se realizaron este miércoles contra el Gobierno por «vandalizar propiedad pública y privada».

Las 3 marchas que se reunieron en la Plaza Morazán tuvo la participación de miles de salvadoreños que se pronunciaron contra decretos de la Asamblea Legislativa que dañarían la independencia judicial, la destitución de magistrados de la Sala de lo Constitucional, la implementación del Bitcoin y presuntos actos de corrupción en el Ejecutivo ante el manejo de las finanzas públicas y la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, la marcha contó con la presencia de grupos de «encapuchados» que comenzaron a dañar la propiedad privada, incendiaron una motocicleta y quemaron un puesto de cajero de bitcoin «Chivo»; los manifestantes no se identificaron con alguna organización, por lo que fueron señalados como «infiltrados del gobierno».

Según Bukele, las protestas son financiadas por la comunidad internacional y pidió recortar esta ayuda económica.

«Esos gobiernos que nos acusan de represión, ellos sí tienen represión, usan gas lacrimógeno, nosotros no usamos gas lacrimógeno, no aún, no sé si algún día vayan a financiar tanto para usarlo», añadió el jefe de Estado.

Presidente acusa a la comunidad internacional por apoyo a marchas

«Las marchas no se organizan solas, muchos fueron llevados en buses, unos no sabían ni siquiera a qué iban. Lo que hicieron fue vandalizar, lamentablemente son protegidos por algunos amigos de la comunidad internacional, digo algunos porque no son todos, pero sí algunos incluso financiados. Lo triste es que están financiando a una oposición perversa que dañan niños, ancianos, vandalizan vehículos. Dicen que eran infiltrados del gobierno, entonces en todas sus marchas nos infiltramos porque en todas vandalizan. Fueron hasta con armas , fueron a luchar con una dictadura que no existe», señaló el Presidente Nayib Bukele, en cadena nacional por la conmemoración del bicentenario de Independencia.

Sin citarlo directamente, Bukele enfocó sus airados dardos contra Estados Unidos, hasta ahora el único país que ha “condenado” con contundencia la deriva autoritaria emprendida por el mandatario. “Nunca los hemos reprimido (…) Fueron a luchar contra una dictadura que no existe. Y sin embargo, hay muchos en la comunidad internacional que siguen vendiendo esa idea. Muchos que incluso viven en países que sí pudieran ser considerados dictaduras, o al menos sí reprimen a sus poblaciones. Porque yo he visto, y todos hemos visto en las noticias internacionales, cómo muchos gobiernos que nos acusan a nosotros reprimen a sus poblaciones”, dijo Bukele con la banda presidencial cruzándole el pecho.

“A los países que no les guste lo que sucede en el El Salvador, que se aguanten”, les dijo.

Bukele respondía así a la encargada de negocios de Estados Unidos, Jean Manes, quien la semana pasada criticó con dureza al Gobierno salvadoreño, al que comparó repetidas veces con Hugo Chávez, tras la reforma judicial que expulsa de la carrera a un tercio de los jueces del país. “Nos condenan por depurar el sistema judicial. ¿Acaso han hecho algún bien los jueces corruptos al país?”, dijo el mandatario.

Bukele condenó las marchas que se realizaron este miércoles contra el Gobierno también por «vandalizar propiedad pública y privada».

Las 3 marchas que se reunieron en la Plaza Morazán tuvo la participación de miles de salvadoreños que se pronunciaron contra decretos de la Asamblea Legislativa que dañarían la independencia judicial, la destitución de magistrados de la Sala de lo Constitucional, la implementación del Bitcoin y presuntos actos de corrupción en el Ejecutivo ante el manejo de las finanzas públicas y la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, la marcha contó con la presencia de grupos de «encapuchados» que comenzaron a dañar la propiedad privada, incendiaron una motocicleta y quemaron un puesto de cajero de bitcoin «Chivo»; los manifestantes no se identificaron con alguna organización, por lo que fueron señalados como «infiltrados del gobierno».

Según Bukele, las protestas son financiadas por la comunidad internacional y pidió recortar esta ayuda económica.

«Esos gobiernos que nos acusan de represión, ellos sí tienen represión, usan gas lacrimógeno, nosotros no usamos gas lacrimógeno, no aún, no sé si algún día vayan a financiar tanto para usarlo», añadió el jefe de Estado.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba