Nacionales

Sociedad Civil, ONGs, Asociaciones, Gremiales y Universidades piden al FMI imponerle condiciones al Gobierno antes de otorgar $1,400 millones

Organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de gremiales y universidades enviaron una carta al Fondo Monetario Internacional (FMI), para que exija a la Asamblea Legislativa de El Salvador, revertir todas las medidas aprobadas desde el 1 de mayo que tienen que ver con el socavamiento de la separación de poderes y el orden constitucional. Esto como condicionante para desembolsar un préstamo de $1,400 millones que está negociando actualmente el Gobierno con el organismo multilateral.

La misiva, fue dirigida al Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI pidiendo que, en caso se alcance un acuerdo con El Salvador “se impongan condiciones”.

En ese contexto también puntualizan que acciones como la destitución de Magistrados de la Sala de lo Constitucional y Fiscal General, así como la autorización para la reelección presidencial inmediata y la purga de 248 jueces de la Corte Suprema, deben ser reconocidas por el FMI antes de tomar una decisión sobre si emitir el empréstito.

Los demandantes recordaron que para alcanzar un acuerdo de Servicio Ampliado del FMI (SAF, por sus siglas en inglés), es necesario adquirir una serie de compromisos centrados en reformas estructurales, esto con motivo de prevenir deficiencias institucionales o económicas por parte de los Gobiernos solicitantes.

“Pedimos a los Estados Unidos de América y a los demás Estados con representantes en el Directorio Ejecutivo del FMI que comparten valores democráticos, que en el ejercicio de sus mandatos en el FMI consideren la defensa de la democracia en El Salvador”, expusieron en la carta enviada el 7 de octubre del 2021.

A inicios de esta semana, el Ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, aseguró que el acuerdo con el FMI continúa sobre la mesa y que será para aprovechar brechas presupuestarias por tres años, lo que contribuirá a sostener los altos costos asociados a deuda y permitirá al Gobierno facilidades para maniobrar su presupuesto dedicado en gasto social.

No obstante, aún se desconoce los términos para adquirir la nueva deuda. Fue en marzo de este año que el Gobierno anunció el SAF. Para el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), el FMI arriesga mucho más si entrega dinero sin garantías. 

Los SAF, son acuerdos creados «para ayudar a los países que se enfrentan a graves problemas de balanza de pagos debido a deficiencias estructurales, o a una economía caracterizada por un lento crecimiento…», según detalla el sitio web del FMI.

El Gobierno habría dispuesto reducciones en el gasto del PIB de hasta el 2%, apostándole a un aumento en los ingresos tributarios con estrategias como el Plan Antievasión.

De acuerdo con El Economista, el FMI habría puesto tres condiciones al país: elevar impuestos, reestructuración de deuda y medidas de transparencia y gobernanza.  

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba